Executor Blogger

Just another WordPress.com site

FACTORES PSICOPATOLOGICOS DE CRIMINALLIDAD (I)

leave a comment »

Enfermedad mental y delito

Los enfermos mentales cometen muchos delitos, algunos de ellos espectaculares e impredecibles.  Lo que ocurre es que las causas propias de la enfermedad que no responden a causas lógico – racionales, se manifiestan externamente. La persona sana no le entiende, pero para el enfermo si es normal que ocurra, porque su mente esta estructurada de tal forma que lo obliga a ejecutar el hecho. Durante el delito, el enfermo mental manifiesta una gran violencia, hostilidad y agresividad. Se produce una indiferencia afectiva hacia las víctimas, es un comportamiento impuesto y que por lo tanto no le pertenece, no comprende lo que hace, el delito le es ajeno, de ahí el término enajenado. Se desarrolla en su mente un delirio, puede concurrir en el delirio con otro enfermo mental y hacerlo participe del crimen o bien puede ser inducido al delirio por otras personas a beneficio propio. Los delitos que cometen le son inútiles, no le reportan ningún beneficio económico o social, no roban un banco por motivos de delirio sino que generalmente causan lesiones o incluso la muerte a sus víctimas,

 

La sociedad los tilda de locos, por la anormalidad y crueldad de estos actos. La incomprensibilidad genera una alarma social, se crea una preocupación social por no haber motivo lógico explicable del crimen y cualquiera puede ser la próxima víctima del enajenado. Existe temor en la sociedad  hacia los enfermos mentales pues piensa que todos son, potencialmente, delincuentes violentos. Estos estereotipos negativos son debidos, en su mayor parte, a los medios de comunicación, el cine, la televisión  los cuales difunden los delitos cometidos por enfermos psiquiátricos creando una importante alarma social y profundizando, excesivamente, en los detalles más morbosos y/o macabros de los hecho.  Esta estigmatización negativa les plantea muchos problemas sociales y de convivencia, impidiéndoles llevar una vida familiar y laboral normalizada, al ser rechazados por el temor creado en torno a su patología.

 

La mayor parte de los enfermos mentales con patologías graves, no son personas agresivas y, por lo tanto, pueden vivir en la comunidad. Cabe reconocer una minoría como seres más violentos que los ciudadanos normales.

Gran parte de los delitos cometidos por los enfermos mentales son evitables a través de atención, asistencia y tratamiento e inclusive se puede encontrar al analizarlos, antecedentes violentos indicadores de riesgos. Todo enfermo mental necesita un tratamiento que le “cure” de su patología. El tratamiento es necesario y su abandono conlleva  la aparición, de nuevo, del delirio y el aumento en la probabilidad de reincidencia. Con un tratamiento farmacológico y psiquiátrico adecuado, estas personas pueden realizar una vida cuasinormal en su medio social. En numerosos casos por faltar el debido control social, unido al deseo del enfermo de no continuar el tratamiento por pensar que ya no lo necesita, aparece la recaída del delito.

 

La corriente anti psiquiátrica en países occidentales ha ocasionado el cierre de muchos hospitales psiquiátricos, la reducción del número de pacientes internados y en consecuencia han aumentado los delitos cometidos por los enfermos mentales debido a la falta de tratamiento y controles externos.

Los enfermos mentales terminan en prisión, donde no reciben tratamiento adecuado e ingresan de por vida al espiral del delito (delito-cárcel-libertad-delito-cárcel).

 

Respecto a la reincidencia de los enfermos mentales se debe tener en cuenta el tipo de enfermedad, el tratamiento empleado, su evolución y sus síntomas. Se debe tener en cuenta la personalidad del individuo, el nivel de agresividad, de afectividad y el delito que haya cometido. Con esto se determina si algunos pueden vivir en libertad, bajo tratamiento médico y psicológico o deben permanecer en centro psiquiátricos por la peligrosidad que presenta su alta predisposición a la reincidencia.

 

TIPOLOGÍAS: incidencia en el delito

 

  1. ESQUIZOFRENIA

La esquizofrenia es un diagnóstico psiquiátrico en personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad.La esquizofrenia causa una mutación del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social. Hay una clara influencia genética que la convierte en una enfermedad transmisible de padres a hijos. El proceso esquizofrénico lleva al enfermo a una necesidad de huida a su mundo imaginario, psicótico e irreal. La esquizofrenia, bajo determinadas condiciones, da lugar a actos compulsivos de gran peligrosidad.

Es la enfermedad mental más frecuente. En España, hasta hace pocos años, por cada hombre había dos mujeres que la padecían. Comienza a manifestarse en la juventud, sobre los veinte años, si bien hay autores que hablan de la esquizofrenia precoz en niños. Pasados los cincuenta años es difícil que surja.

 

Hebefrenia: La hebefrenia es la esquizofrenia que se da en la adolescencia,  consiste en trastornos afectivos, disgregación del pensamiento, perdida de la capacidad asociativa llegando a la incoherencia y al aislamiento social. El individuo se hunde en su mundo interior. Se produce un entorpecimiento afectivo, su comportamiento es imprevisible alternando periodos de tristeza con periodos de risas estúpidas.  Sufren delirios y alucinaciones que para ellos son reales. Se puede producir una frialdad afectiva o una gran hipersensibilidad. La frialdad puede llevarlos a cometer delitos muy violentos tales como homicidios.

 

Catatonia: La catatonia es un estado físico y psicológico, se define desde una crisis hasta un trastorno, dependiendo del tiempo que dure, ya que puede durar desde unas horas, hasta meses. O simplemente puede presentarse en variaciones o intervalos en la vida de una persona que tiende a la catatonia (esquizofrénico catatónico). La catatonia no es una enfermedad en sí misma sino un síndrome debido a múltiples causas. Habitualmente se produce en pacientes con esquizofrenia y en psicosis maniaco-depresiva. Sin embargo puede producirse como consecuencia de diversas enfermedades del sistema nervioso central, como manifestación de una epilepsia y en encefalopatías de causas diversas.

La catatonia afecta a la psicomotricidad y puede ir desde la quietud total, vegetativa, llamada “figura de cera” hasta la gran agitación unida a grandes gritos, habla incesante, movimientos como correr, saltar.

Durante el estupor llamado catatónico, el sujeto es una verdadera estatua, no se mueve de la postura en que se lo deja, no habla, no come. En esta fase no son agresivos ni peligrosos, salvo para sí mismos ya que pueden morir de inanición. Pero cuando están agitados pueden llegar a cometer graves actos violentos.

 

Esquizofrenia paranoide:

La esquizofrenia paranoide se caracteriza por el predominio de ideas delirantes y alucinaciones. Las alucinaciones pueden ser auditivas, visuales, olfativas, gustativas, etc.  Las ideas delirantes se viven como si los hechos ocurrieran realmente. Se produce un error incorregible originado patológicamente.

Dentro de la esquizofrenia paranoide tiene gran interés criminológico, las ideas delirantes de persecución y perjuicio. Oyen voces que le pueden decir “te van a matar” y, a veces, concretando quien lo va a hacer. Está claro que la respuesta, si aparece el supuesto agresor, va a ser el ataque sin explicación, pues trata de defenderse. Estos enfermos pueden llegar a matar a figuras públicas ya que al verlas, día tras día, en los medios de comunicación pueden llegar a creer que reciben una orden divina que les dice “hay que matarlo porque es el demonio”.

 

Esquizofrenia simple:

Son personas inestables, vagabundas, antisociales, tienen características de la personalidad psicópata, tienden a la drogadicción, prostitución, muestran cierta perversión sexual. Suelen ser hostiles y violentos.

Aunque la gran mayoría no llegan a delinquir nunca, su peligrosidad,  de producirse, se da en la fase aguda si no se le trata de forma adecuada.  Cuando se van a producir fases agudas álgidas, se suelen manifestar previamente “signos” que indican la posible reacción violenta y teniendo en cuenta la anterior existencia o no de actos agresivos en su biografía, se podrán predecir este tipo de reacciones. El esquizofrénico puede llegar al homicidio, agresiones, autolesiones, violaciones, etc. Su participación en robos es como cómplice, actuando de forma secundaria, pasiva.

En la fase crónica, el paciente se encuentra más ensimismado en su mundo interior, en su vida cotidiana de la que forman parte delirios y alucinaciones, llevando un comportamiento pacífico siempre que esté debidamente tratado y medicado.

Algunos autores niegan su existencia por ser difícil de diagnosticar. Se cuestiona su imputabilidad debido a su proximidad con la personalidad psicótica. No obstante, si realmente es una esquizofrenia, hay que optar por la inimputabilidad.

 

  1. PARANOIA:

Es un desarrollo que daña la salud mental y que no surge de una manera espontánea, ante una determinada vivencia, no es reactivo, sino que nace de la mente del enfermo y es ahí donde se va retroalimentando y desarrollando el delirio. No presenta otras psicopatologías únicamente trastornos de ideas delirantes persistentes.

Es un trastorno comprensible porque surge de algunas vivencias personales, acontecimientos y/o circunstancias interpersonales que ayudan a explicar el porqué de su nacimiento y desarrollo y depende de cómo vaya transcurriendo la vida del individuo, de cómo se sienta “tratado” por la sociedad. (El delirio del esquizofrénico paranoide se dice que es incomprensible porque no hay base de partida que explique porque surge el delirio. El sistema delirante es inamovible, permanente a lo largo del tiempo e imposible de hacerlo desaparecer con razonamientos lógicos)

Está condicionado por causas internas, produce la hipertrofia del yo y temor, recelo, desconfianza hacia determinada/s persona/s. Se estructura en grandes acontecimientos o personajes a quienes convierte en sus rivales y perseguidores, sintiéndose acosado por ellos. Todo ello le crea hostilidad hacia personas y repercute también en la afectividad que se vuelve más limitada. El paranoico conserva su personalidad, su pensamiento sigue lógico y “normal”, no padece alucinaciones y su afectividad continúa aunque restringida a determinadas personas.

A veces, se puede producir un delirio paranoico inducido a través de otras personas, que lo viven por la fuerte personalidad del inductor. Esto ocurre, por ejemplo, en las sectas en las que el líder puede determinar que hay unos determinados enemigos para el grupo e incluso, puede convencerles que hay que matarlos por el bien de la secta.

Su probabilidad de criminalidad es elevada debido a que, como hemos dicho, se trata de una enfermedad incurable.

En algunas ocasiones, el paranoico se cree el “elegido de Dios”  para realizar determinadas tareas aunque éstas consistan en “eliminar” a enemigos de ese Dios. Piensa que éste le perdona y no tiene por qué arrepentirse ante los demás.

Los actos del paranoico son inteligentes y se ponen al servicio del delirio, de forma que si hay que delinquir, se delinque. Esto conlleva que se trate de actos fríos y premeditados. Otra característica de su criminalidad es la gran violencia que puede llegar a desarrollar durante la comisión del delito (ej. Disparar contra todo lo que se cruce en su camino hasta llegar a su objetivo,…). En ocasiones, no llegan a matar y la violencia se produce a grandes amenazas, injurias e incluso resistencia a la autoridad si le impiden ejecutar sus delitos por lo que los agentes corren un gran riesgo.

 

Psicosis afectivas 

Se produce por la alteración del estado de ánimo que afecta a todas las actividades orgánicas en general, adoptando las formas de depresión o manía, de ahí el término de psicosis maníaco-depresivas. Ambas formas son la cara y la cruz de la misma moneda. La depresión y la manía se manifiestan patológicamente como tristeza y euforia de forma repentina. Pero estas pasan a ser la manifestación de la enfermedad cuando se salen de la normalidad. No siempre se pasa por las dos fases ya que puede darse a lo largo de la vida un solo cuadro de depresión o de manía.

 

*La fase depresiva puede llegar en determinados casos a ser muy profunda, con producción incluso de estupor depresivo, quedando el enfermo inmóvil privado de actividad voluntaria, padece mucho insomnio.

La fase depresiva puede arrastrar al suicidio del enfermo aunque, a veces, le falta el vigor suficiente para realizarlo. Una forma de suicidio que puede utilizar el depresivo es dejarse morir y para ello no come. hay casos en los que el enfermo decide suicidarse y convence a su pareja para que lo haga también, produciéndose en determinadas situaciones homicidios, cuando uno mata al otro quizá con su consentimiento y luego se suicida. También puede ocurrir que le falte valor o falle en su intento quedando vivo el homicida. Este tipo de suicidio-homicidio puede ampliarse a los hijos; el padre mata a su mujer y también a sus hijos. O, por ejemplo, la hija depresiva que envenena a su madre y hermana y mueren, ella después se suicida con el mismo tipo de veneno.

En la fase depresiva también se pueden producir delitos por omisión, por ejemplo, la madre que deja morir a su hijo porque no lo cuida, no lo alimenta adecuadamente o no le evita determinados peligros

Hay autores que mantienen que los jóvenes depresivos pueden cometer robos de poca trascendencia  debido a las ideas deliroides de pobreza o necesidad y, por lo tanto, quieren obtener bienes para evitarlo.

 

*En la fase maníaca, el sujeto muestra una alegría desbordante, no para de moverse y de hablar. Ante una mala noticia, entristece pero al momento, está riendo a carcajadas. Se produce una “fuga de ideas” y, por lo tanto, un pensamiento extraño y falto de lógica. En la fase maníaca se suelen producir escasos delitos por la intervención de productos farmacológicos que consiguen evitar la furia maníaca. Para el supuesto de que no mediara medicación, pueden producirse agresiones a determinadas personas debido a la gran irritabilidad, así como atentados o resistencia a agentes de la autoridad cuando tratan de impedir las agresiones.

Durante los estados pre maníacos o hipomaníacos pueden cometer estafas, falsificaciones, exhibicionismo, allanamiento de morada o delitos contra la libertad sexual.

Es típico del maníaco realizar grandes despilfarros de dinero comprando determinados objetos como coches, ropas y luego no tiene dinero para pagarlos, cometiendo un claro delito de estafa.

 

  1. OLIGOFRENIA

La oligofrenia es una patología psíquica consistente en una deficiencia mental grave como consecuencia de la interrupción del desarrollo de la inteligencia durante el periodo intrauterino o a muy corta edad. Tienen causas genéticas (las más leves) o lesiones del feto, parto o por enfermedades en los primeros años (las más graves). Actualmente se la clasifica en leve, media y profunda, se acuerdo al déficit intelectual que se mide mediante test de inteligencia.

Las personas con oligofrenia leve pueden vivir en sociedad desarrollando una actividad laboral de acuerdo a su nivel intelectual. Sin embargo, pueden ser objeto de discriminación y rechazo, lo que les produce irritabilidad.

Los que padecen oligofrenias medias o profundas no pueden tener una vida independiente y deben ser cuidados por sus familias o por instituciones.

 

El delito más frecuente de los oligofrénicos son los hurtos de poca monta, realizados sin previsión, delitos sexuales, especialmente contra niños, delitos de violencia en donde aparece el alcohol y la piromanía. Son víctimas fáciles de la prostitución.

 

  1. EPILEPSIA

La epilepsia produce la pérdida de la percepción y de la estructuración de la frase y el pensamiento, con reacciones violentas, de escaso control y recuerdo. Causa convulsiones, sacudidas musculares, inicialmente leves que luego se vuelve más violenta, con pérdida de la conciencia, de dos a tres minutos.  Los estados crespusculares son los que anteceden o siguen a las crisis convulsivas. Suelen ser breves pero permiten conductas violentas: el enfermo está irritado, molesto, lo que lo hace agresivo En los estados crespusculares se puede dar también el delirio epiléptico donde se producen alucinaciones sensoriales, disminución de la conciencia y gran agitación. El epiléptico comete robos impulsivos, sin premeditación y con bajo beneficio. También comete actos violentos

 

  1. DEMENCIA Y VEJEZ

Síndrome mental orgánico que se caracteriza por un deterioro de la memoria a corto y largo plazo, asociado a trastornos del pensamiento abstracto, juicio, funciones corticales superiores y modificaciones de la personalidad. Todas estas alteraciones son lo suficientemente graves como para interferir significativamente en las actividades de relación, laborales o sociales. Es un síndrome orgánico que afecta el cerebro y conllevan síntomas que afectan toda la personalidad. Produce la debilitación de las aptitudes psíquicas, afectando el conocimiento, la memoria, la atención, la percepción, el juicio, los valores, el lenguaje, toda la personalidad.

Aparece después de superada la edad del desarrollo y, especialmente, en la edad madura, la llamada demencia senil. Pueden ser violentos, utilizando la alevosía para evitar la defensa de la víctima. Cometen abusos porque no tienen fuerzas para llegar a la violación. Sustraen objetos sin valor por mero capricho.

 

RESPONSABILIDAD PENAL

Código Penal Paraguayo Art. 23: “Trastorno mental  1º No es reprochable el que en el momento de la acción u omisión, por causa de trastorno mental, de desarrollo psíquico incompleto o retardado, o de grave perturbación de la conciencia, fuera incapaz de conocer la antijuridicidad del hecho o de determinarse conforme a ese conocimiento. 2º Cuando por las razones señaladas en el inciso anterior el autor haya obrado con una considerable disminución de su capacidad de conocer la antijuridicidad del hecho o de determinarse conforme a este conocimiento, la pena será atenuada con arreglo al artículo67”.

 

El Art. 2. Código Penal: Principios de reprochabilidad y de proporcionalidad 1º  No habrá pena sin reprochabilidad. 2º La gravedad de la pena no podrá exceder los límites de la gravedad del reproche penal. No se ordenará una medida sin que el autor haya realizado, al menos, un hecho antijurídico.  Las medidas de seguridad deberán guardar proporción con: 1. la gravedad del hecho o de los hechos que el autor haya realizado, 2. la gravedad del hecho o de los hechos que el autor, según las circunstancias, previsiblemente realizará; y, 3. el grado de posibilidad con que este hecho o estos hechos se realizarán.

El Art. 14 inciso 5 define la reprochabilidad como: reprobación basada en la capacidad del autor de conocer la antijuridicidad del hecho realizado y de determinarse conforme a ese conocimiento

 

A los enfermos mentales que cometen un delito, no se aplican penas sino medidas. Artículo 72.- Clases de medidas: Las medidas podrán ser privativas o no de la libertad y serán:

De vigilancia: 1. la fijación de domicilio; 2. la prohibición de concurrir a determinados lugares; 3. la obligación de presentarse a los órganos especiales de vigilancia.

De mejoramiento: 1. la internación en un hospital siquiátrico; 2. la internación en un establecimiento de desintoxicación.

De seguridad: 1. la reclusión en un establecimiento de seguridad; 2. la prohibición de ejercer una determinada profesión; 3. la cancelación de la licencia de conducir.

 

  • Artículo 73.- Internación en un hospital siquiátrico

1º En las circunstancias señaladas en el artículo 23, el que haya realizado un hecho antijurídico será internado en un hospital siquiátrico cuando:

  1. 1.     exista riesgo, fundado en su personalidad y en las circunstancias del hecho, de que el autor pueda realizar otros hechos antijurídicos graves; y
  2. 2.    el autor necesite tratamiento o cura médica en este establecimiento.

2º  La naturaleza del establecimiento y la ejecución de la medida estarán sujetas a las exigencias médicas. Será admitida una terapia de trabajo.

Anuncios

Written by Adonisbv

enero 15, 2012 a 2:02 pm

Publicado en Criminología !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: