Executor Blogger

Just another WordPress.com site

Derecho sucesorio

leave a comment »

DERECHO SUCESORIO

1. SUCESIÓN. CONCEPTO
En el lenguaje jurídico, el término sucesión se emplea, tiene un significado a su vez una acepción amplia y otra restringida:
Acepción amplia
Se entiende por sucesión al cambio de titular de un derecho subjetivo o vinculo jurídico, o lo que es lo mismo, la substitución de una persona por otra en una relación jurídica; de manera que, en este sentido, habría sucesión no solo por causa de muerte (mortis causa), sino que el cambio puede operarse también entre vivos (inter vivos), como sucede por ejemplo con la compraventa en virtud de la cual el comprador es sucesor del vendedor, por cuanto le substituye en el ejercicio de todos los derechos que sobre la cosa objeto del contrato correspondían a éste ultimo.
Acepción restringida:
Sucesión se refiere al cambio de titular en el conjunto de las relaciones jurídicas de una persona por fallecimiento de ésta.
* También se suele emplear la palabra sucesión con referencia a la masa de los bienes pertenecientes a un difunto o, si se prefiere, a la situación en que queda en conjunto de los bienes (corporales, incorporales, activos y pasivos) de una persona después de su fallecimiento. En cuyo caso se la toma, como sinónimo de herencia.

2. CLASES

Matrimonio de la mujer cum manu de una sui juris
Adrogación de un sui juris
A titulo universal Venditio bonorum
Legitimación
Intervivos
Compraventa
A titulo singular Macipatio
Traditio,
Sucesión Cesión de créditos, etc.

A titulo universal Testamentaria
Ab intestato (sin testar) o legítima

Mortis causa
Legado
A titulo singular Donación mortis causa

3. SUCESIÓN MORTIS CAUSA
La sucesión por causa de muerte, en la que el fallecimiento de una persona es el fundamental que le da nacimiento, como la causa que provoca el efecto, es un acto jurídico, que nace por la voluntad del testador o por imperio de la ley.
Objeto de la sucesión mortis causa es un conjunto de relaciones jurídicas o una relación singular que entran en el circulo de los derechos patrimoniales. Por consiguiente, el derecho de sucesión por causa de muerte, en buena medida, esta vinculado con los derecho reales y creditarios u obligacionales. La adquisición de un patrimonio como tal o de los elementos singulares que lo componen, constituyen su materia. la sucesión es, en efecto, uno de los modos de adquisición de derechos patrimoniales.
Aunque de contenido esencialmente patrimonial, la herencia podía integrarse con algunos elementos extra-patrimoniales accesorios; como el culto familiar de los antepasados (sacra privata), el derecho de sepulcro (jus sepulcrii) y el derecho de patronato sobre los libertos (jura patronatus). Éste último sólo podía ser heredado por los hijos y hasta el padre estaba autorizado, en virtud de un senadoconsulto, a excluir de la sucesión a alguno de sus hijos herederos.

4. CLASES
A) La sucesión mortis causa a titulo universal, el heredero adquiere íntegros los derechos y el patrimonio del difunto, continuando su persona. Y si los herederos son varios, cada uno de ellos sucede al causante en una parte indivisa, lo que implica que todos son sucesores en cada uno de los derechos y obligaciones transmitidos, en proporción a su parte de la herencia.
Según su origen en el derecho civil o pretoriano:
– herencia o hereditas
– posesión de los bienes o bonorum possessio
Según la forma de transmisión, la sucesión por causa de muerte a titulo universal puede ser:
– ab intestato o intestada
– testamentaria

B) La sucesión mortis causa a titulo singular sucede cuando no comprende la totalidad de los derechos y obligaciones de que era titular el causante sino una parte de ellos (aunque esa parte sea muy importante), tal como el caso del legado o la donación mortis causa.

5. LA HEREDITAS
Institución del derecho civil, consiste en el conjunto de derechos y obligaciones que integraban el patrimonio del causante (de cuius) o como dicen las fuentes, la sucesión de todo el derecho que tenia el causante, salvo los derechos que se extinguen con la persona de éste o personalísimos (como usufructo, uso y habitación, derechos que derivan de su condición de marido, ciertos derecho de crédito cuyo objeto consistía en prestaciones personales, como el mandato, sociedad, locación de servicios y de obras, algunas acciones penales, etc.).
La sucesión del heredero es siempre a titulo universal. Aun siendo varios los herederos, ya sea por partes iguales o desiguales, la cuota parte que recibe cada uno es a titulo universal. Mientras no se pida la partición de la herencia por la actio familiae eriscundae, rige un estado de comunidad hereditaria.
Llamado a recibir la hereditas era el heres, o sea, el heredero según el derecho civil, cuya investidura provino de las XII Tablas y más delante de los senadoconsultos y de las constituciones imperiales. Se trataba de un sucesor de toda la herencia, es decir, un sucesor universal, no particular. Como tal, se hacía dueño del conjunto, ya que era continuador de la personalidad jurídica del de cuius. Esta condición le permitía exigir los créditos del que era titular el causante, a la vez que se obligaba por las deudas de éste, obligación que era ilimitada, esto es, que no se reducía a los valores positivos que contuviere la herencia, sino que iba mas allá de los bienes heredados (ultra vires hereditatis), en pérdida del patrimonio del heres, y aún de sus futuras adquisiciones.
Justiniano establecerá, a favor de todos los herederos la posibilidad de ejercer el beneficium inventarii, que les permite limitar su responsabilidad al monto de los bienes hereditarios. Asimismo le concederá a los acreedores de la herencia el poder usar de la separatio bonorum, de tal modo que podrán con preferencia a los acreedores del heredero, cobrar sus créditos con los bienes hereditarios.
En Roma, quien estaba investido de la calidad de heredero no podía dejar de serlo, por la aplicación de la regla “semel heres, semper heres”. Pero había que distinguir entre los herederos en sentido genuino, los heredes sui (a los que se equiparaban los esclavos instituidos por sus amos), y otros herederos legítimos o testamentarios. Los primeros eran herederos necesarios, pues adquirían tal investidura por el hecho de la muerte del de cuius; los otros, eran voluntarios, ya que sólo se hacían herederos cuando aceptaban la herencia.

Formas de deferir la hereditas:
La herencia se confirma por la voluntad del testador (herencia testamentaria) o por la ley (herencia ab intestato).
Lo primero que hay que averiguar cuando muere un sui juris es si ha dejado testamento valido, en cuyo caso se abre la herencia testamentaria, siguiendo lo establecido en el testamento.
Si el de cuius no ha hecho testamento, o éste es invalido o ineficaz, entonces se abre la herencia ab intestato.
Pero la herencia, en principio, es testada o intestada, no podrá ser “en parte testada, y en parte intestada”. De este modo, si un testador instituía a varios herederos asignando a cada uno de ellos una cuota determinada, el total de ellas debe agotar el caudal hereditario. Si sumando todas las cuotas fijadas no se alcanza al total de dicho caudal, el remanente no va a los herederos ab intestato, sino que acrece proporcionalmente a las cuotas de los herederos instituidos.

6. LA BONORUM POSSESSIO
Sucesión pretoriana del conjunto del patrimonio del difunto. Junto a la hereditas, el pretor fue integrando un verdadero derecho sucesorio mediante una serie de disposiciones edictales y decretales en virtud de las cuales asignaba un señorío de hecho o bonorum possessio a personas que no siempre eran herederos de conformidad con las normas del jus civile. En la bonorum possessio no se daba propiamente el fenómeno jurídico de la sucessio, pues el bonorum posesor no sustituía al difunto ocupando exactamente su lugar. No era, como el heres, continuador de la personalidad jurídica, sino meramente un loco heredis. Por tanto, no se presentaban en el derecho pretoriano los efectos que tal condición jurídica acarreaba al heredero civil, relativos a la confusión de patrimonios y, por ende, a la responsabilidad ultra vires hereditatis. Tampoco se operaba la transmisión de la propiedad quiritaria de la cosa que formaban el acervo sucesorio, sino sólo la posesión de ellas, que podía convertirse en propiedad por virtud de la usucapión.
La labor pretoriana de complemento y corrección del derecho civil se hizo sentir en materia de sucesión, tanto testada como intestada. Respecto de la sucesión testada, tornó más fáciles y accesibles la forma de testamento a la par que concedió la bonorum possessio a personas que eran instituidas por testamentos ineficaces de acuerdo con el jus civile. Con respecto a la sucesión intestada, el pretor fue reemplazando la antigua organización gentilicia y familiar, base de la primitiva sucesión intestada, por una comunidad de personas unidas al difunto por vínculos de sangre, cognados, fundamentando así la sucesión en la familia natural. Las trascendentales reformas realizadas por el pretor en la esfera del derecho sucesorio por medio del institución de la bonorum possessio, permiten sostener que fue en esta materia donde llevo a la practica su más importante corrección de las antiguas normas del derecho civil.
En cuanto al acto de adquisición, la bonorum possessio no podía adquirirse ipso jure como la hereditas. Debía ser solicitada por el interesado y concedida por el pretor, no solo cuando el caso no estaba previsto en el edicto, sino también cuando lo estaba. La petición debía formularse durante un año útil para los ascendientes y descendientes y 100 días para los demás sucesores, plazos que se contaban desde que se tenía conocimiento de la muerte del autor de la sucesión. Se podía hacer la presentación por medio de representantes, posibilidad que no le cabía al heredero voluntario respecto de la hereditas.
Para reclamar la posesión efectiva de la herencia concedida por el magistrado, el bonorum possessor contaba con un interdicto restitutorio designado con el nombre de “quorum bonorum”.

Distintas especies de bonorum possessio:
A) BASADA EN LA FORMA DE LLAMAR A LOS HEREDEROS A RECIBIRLA:
– Bonorum possesio edictalis: se concedía en los casos previstos por el edicto y se confería de pleno derecho mediante la presentación de un simple libelo.
– Bonorum possesio decretalis: se otorgaba como consecuencia del imperium del magistrado en hipótesis no prefijadas en el edicto. Exigía un previo conocimiento de la causa (causa cognitio). Casos de bonorum possesio decretalis, en los que la posesión de los bienes se daba provisionalmente fueron:
Bonorum possessio ventris nomine, concedida a la madre viuda que había quedado embarazada;
Bonorum possesio furiosi nomine, otorgada a petición del curador del demente;
Bonorum possessio ex edicto carboniano, se confería al hijo impúber cuya legitimidad era discutida mientras duraba la controversia.

B) BASADA EN LOS EFECTOS:
– Bonorum possesio cum re: ésta tenía quien el pretor sostenía como tal, incluso frente al heredero civil. en este caso el magistrado corregía radicalmente al derecho civil, pues daba al heredero pretoriano una posesión firme y definitiva que lo hacia dueño de la herencia aun antes de hacerse propietario civil de los bienes por usucapión.
– Bonorum possesio sine re: contaba quien tenía una posesión meramente provisional y mantenida mientras no apareciera el heredero civil (a menos que se hubiera operado la usucapión a su favor). En este caso el magistrado confirmaba o suplía al derecho civil sin oponérsele abiertamente.

C) BASADA EN EL MODO COMO SE LA DEFERÍA:
Por fin, la bonorum possessio podía ser testamentaria (bonorum possessio secundum tabulas) intestada (bonorum possessio sine tabulis o ab intestato) o forzosa (bonorum possessio contra tabulas). Esta última especie operaba como una defensa por el pretor a favor de aquellos herederos que siendo reconocidos como tales por el edicto, hubieran sido omitidos o desheredados sin justa causa por el testador (Ej. para el caso de la filia relegada por su pater en el testamento)

7. CLASES DE HEREDEROS
Desde el punto de vista de la adquisición de la herencia podemos distinguir diversos tipos de herederos:
A) NECESARIOS
Un testador, cuando tenía dudas acerca de la solvencia de su patrimonio, solía instituir heredero a su esclavo propio, al cual le otorgaba al mismo tiempo la libertad o manumisión en el testamento. Hacía esta institución previendo que si luego de su muerte no se podía pagar las deudas y los acreedores iniciaban su cobro por la bonorum venditio, la nota de infamia que acompañaba este procedimiento no recaería ya sobre su memoria, sino sobre el esclavo manumitido.
Es llamado heredero necesario (necessarius heres) porque inmediatamente después de la muerte del testado, aun en contra de su voluntad, es libre y heredero. No pueden rechazarla. El origen de la regla debe ser buscado en los perjuicios que significaba morir sin dejar herederos: se extinguía el culto privado; no había quien pagase las deudas del causante sobre el cual podía recaer entonces la tacha de infamia. Como era muy difícil que algún otro tipo de heredero aceptase su herencia, si el difunto era insolvente, se recurría entonces al esclavo, quien no podía negar su aceptación, lo cual era en definitiva lo justo, ya que fueren cuales fuesen los compromisos que el titulo de heredero acarreasen, ninguno podía equipararse al beneficio que se le otorgaba al manumitirlo.
Como ventaja quedaba todavía al heredero necesario la posibilidad la separación de sus bienes propios de los hereditarios. Con este recurso resguardaba a aquéllos bienes adquiridos después de la muerte del patrono frente a la acción de los acreedores del difunto, así no entraban en el computo de la venditio bonorum, aunque no evitaba la tacha de infamia, porque los bienes de la sucesión se vendían no en nombre del causante, cuya memoria quedaba entonces a salvo, sino en el de su sucesor.
B) SUYOS O FORZOSOS
Se trata de las personas que al momento de fallecer el causante, se encontraban sometidas a su patria potestad o a su manus. Así como los hijos concebidos pero aún no nacidos al fallecer el padre (póstumo). Es decir hijos e hijas (sanguíneos o adoptivos), lo mismo que la uxor in manu, que se ubica en lugar de hija (loco filiae).
Son determinados “suyos”, porque en vida del pater, en cierto modo están considerados como propietarios: de aquí que muerto aquél ab intestato, son los primeros llamados a sucederlo. Son denominados “necesarios” porque en todos los casos, lo quieran o no, tanto ab intestato como por testamente, se hacen herederos.
Adquieren la herencia aun sin su consentimiento y a pesar de él. No es preciso que acepten expresamente, porque se presume la tácita aceptación si utilizan o disfrutan de cualquier manera los bienes hereditarios.
– Ello era así en virtud de que, por la proximidad de parentesco, existe entre los herederos suyos (heredes sui) y el difunto, se consideraba que aquellos eran los naturalmente llamados a continuar los derechos del causante sobre las cosas de su propiedad. Cosas en la que vulgarmente, se los consideraba asociados en una suerte de condominio, y a las que usualmente, aun en vida del pater, acostumbraban llamar “suyas”. Es por esto que la correcta designación de éste orden de herederos no es la de “suyos”, sino “de lo suyo”. Reciben a titulo de herencia lo que siempre manejaron y dispusieron (porque era de su padre) como propio.
– los sui heredes adquieren su posición de sucesores de forma automática (ipso jure) con la muerte del pater. No interesa que sean incapaces de hecho (caso del infans o del impúber o del furiosus). Incluso son herederos aun cuando su voluntad sea contraria.
– para paliar este rigorismo intervino el pretor, quizá ya en el ultimo siglo de la República, concediendo al suus heredes la posibilidad de “abstenerse a la herencia”, lo cual tenia el efecto principal de liberarse de la responsabilidad por las deudas cuando éstas eran muchas y superaban el acervo hereditario.
– el jus abstinendi no debía ser pedido al pretor. Los sui heredes lo adquieren simplemente por no inmiscuirse en la herencia paterna, y de este modo evitaban la eventual bonorum venditio a su nombre, realzándose ésta a nombre del difunto. Si los acreedores pretenden inicial la bonorum venditio contra el heredero que se ha abstenido, el pretor lo protege mediante una denegatio actionis.
C) VOLUNTARIOS O EXTRAÑOS
Se trata de todos los demás no comprendidos en las clases anteriores. Todos los herederos que no sean ni suyos ni necesarios, se consideran voluntarios. Son llamados “extraños”, por cuanto no estaban sometidos a la potestas del causante. También son denominados “voluntarios”, porque no adquieren la herencia automática (ipso jure) sino de algún modo tienen que expresar su voluntad de aceptar ser herederos. Son libres de aceptarla o rehusarla, y, si no manifiestan expresa o tácitamente su voluntad de recibirla, se considera que la han rechazado. La aceptación de la herencia es denominada “adición de la herencia” (aditio hereditaris).
En este caso entran personas totalmente extrañas a la familia (como un amigo del testador), como también los hijos que han dejado de estar bajo la potestas del testador (los emancipados y los dados en adopción). Igualmente si la madre hacia testamento instituyendo a sus hijos, éstos son “extraños” puesto que no tiene la potestas sobre ellos. También el esclavo que fue manumitido en vida del testador y hecho liberto, si se lo instituye heredero será “extraño”. Es diferente del “heredero necesario”, puesto que éste es manumitido post mortem del testador, precisamente con el testamento.
En el derecho clásico hubieron dos modos de aceptar la herencia por parte de esta clase de herederos: la pro herede gestio y la cretio. Ya en época de Justiniano se producen algunas reformas.

8. MOMENTOS EN LA ADQUISICIÓN DE LA HERENCIA: LA DELACIÓN Y LA ADICIÓN
Etapa necesaria de la sucesión morits causa era la delación de herencia (delatio hereditatis), esto es el llamamiento a la sucesión, la que podía hacerse por voluntad del causante expresada en un testamento (ex testamento) o por imperio de la ley (ab intestato). La delatio hereditatis tenía lugar por la muerte del autor de la sucesión, es decir, al cumplirse la condición legal necesaria para que los actos mortis causa comenzaran a producir sus efectos. El llamamiento a la herencia no podía hacerse por un contrato hereditario mediante el cual el causante designara como heredero o legatario a la otra parte o a un tercero, porque tal convención se considera invalida a las buenas costumbres y, consiguientemente, nula.
La adquisitio hereditatis constituía, por su parte, la etapa en que la herencia era adquirida por el sucesor. Algunos herederos calificados de “necesarios”, lo hacia de pleno derecho (ipso jure), es decir, sin su consentimiento, y hasta contra su voluntad. En tal situación, se encontraban los filii familias sometidos a la potestad del causante al tiempo de su muerte y el esclavo manumitido en el testamento e instituido heredero por su amo. Para los otros herederos, denominados “voluntarios”, la adquisición de la herencia se producía previa aceptación, que se efectuaba por medio de un acto jurídico llamado aditio o adición.

9. LA HERENCIA YACENTE
Existen dos momentos en el proceso de adquisición de una herencia: el primero cuando la misma es deferida al eventual heredero, cosa que tiene lugar al fallecer el causante. Tal momento recibe el nombre de delación. Y el segundo, cuando el sucesor la acepta, cosa que se denomina adición o aceptación. Entre delación y adición, media el lapso durante el cual el eventual heredero voluntario se encuentra haciendo uso de su jus deliberandi (derecho del heredero de meditar sobre su conveniencia de aceptar o no la herencia en un determinado plazo), lapso durante el cual la herencia, que se encuentra sin titular, se denomina yacente. Igualmente, aun tratándose de un suus heres, si había sido instituido bajo condición, hasta que ésta se cumpliera, o tratándose de un heredero póstumo, hasta que se produzca su nacimiento.
En el lapso intermedio la herencia está en una situación muy particular. Se habla entonces de una herencia que “no tiene aún heredero, pero espera tenerlo” (hereditas yacens). Por ello, no hay que confundirla con la “herencia vacante”, situación que se produce cuando, por ejemplo, nadie ha aceptado la herencia, pues en este supuesto la herencia “no tiene heredero ni espera tenerlo”.
Sucedía que estos bienes se consideraban res nullius, y si alguien se apoderaba de alguna cosa no cometía furtum. Materialmente, se trata de una universalidad de bienes que no tiene dueño, y es jurídicamente una unidad la cual, por imperio de una ficción, se considera representado a su anterior titular como si éste todavía viviese. Así, por ejemplo, el esclavo que perteneció al causante, continúa in potestate, pero sin dominus; o también los créditos a favor de la herencia, lo mismo que las deudas, quedan subsistentes, pero careciendo de titular concreto, activo o pasivo, no pueden ser ejercidas. Como el heredero acepta la herencia (adición) sólo entonces adquiere la titularidad del dominio y de las obligaciones, así cuando lo aceptaba, la herencia se retrotraía al momento de la muerte del causante.
Pero uno de los problemas principales de la herencia yacente era la carencia de ejercer la actio furti respecto de las cosas sustraídas. Como los juristas no pudieron restringir la ausencia del furtum, por cuanto además estaba implicada la usucapio pro herede, lo que hicieron fue sancionar como delito el despojo de la herencia, mediante la sanción por Marco Aurelio del crimen explilatae hereditatis, aun que se recalca que pese a ello, no se concede la actio furti en el caso de la “herencia yacente”. En otros casos –así, por daños injustos sufridos por un esclavo hereditario–, se otorga la actio legis Aquilae al heredero; o si fue arrebatada una cosa con violencia o con clandestinidad, se le concede al heredero el interdicto respectivo. También, mientras estuviera yacente la herencia, el pretor podía nombrar un curador de los bienes. En la época posclásica, la herencia fue considerada como una persona jurídica.

10. LA SEPARATIO BONORUM
La separatio bonorum era un beneficio que podía ser invocado por los acreedores de la herencia (es decir, acreedores del de cuius) para hacerse pagar con preferencia sobre los bienes de la herencia, antes que los acreedores personales del heredero. De este modo, dichos acreedores podían cobrarse con todos los bienes de la herencia, mientras que los acreedores del heredero sólo podían hacerlo luego de haber intentado cobrarse los acreedores del causante con los bienes hereditarios. Los acreedores del heredero se beneficiaban si quedaba algún excedente de la herencia, pudiendo ejecutar sus créditos con el sobrante y, obviamente, con los bienes propios del heredero.
Los únicos que podían pedir la separatio bonorum eran los acreedores del causante. Tenían el plazo de 5 años, a partir de la aceptación de la herencia, para pedirla, siempre y cuando vigente dicho plazo no se haya producido una confusión entre ambos patrimonios.

11. EL BENEFICIO DE INVENTARIO
La aceptación de herencia con beneficio de inventario (beneficium inventarii) reconoce su origen en una constitución de Justiniano del año 531. Está concebida en beneficio de todos los herederos, y así el heredero que “acepta la herencia con beneficio de inventario” no queda obligado a pagar a los acreedores del causante más allá del monto de los bienes hereditarios, dejando a salvo su patrimonio propio. Si no se hacía el inventario, por supuesto, el heredero tiene una responsabilidad ultra vires hereditatis, donde responde de forma plena. Así, el beneficio es una excepción a esta responsabilidad, una responsabilidad intra vires hereditatis (hasta el monto de los bienes hereditarios).
Las formalidades a cumplir para tener este beneficio eran las siguientes:
– El heredero debe aceptar la herencia, pero dentro de los 30 días de la delación de ella, debe comenzar a hacer un inventario ante un escribano (tabularis).
– Dicho inventario debía estar terminado en un término de 60 días; se podía extender a un año si los bienes estaban en distintos lugares.
– Debía ser hecho en presencia de los legatarios, fideicomisarios y acreedores, o si ellos estuvieran ausentes, en presencia de 3 testigos que posean bienes y residan en el mismo lugar.
– El heredero debía poner su firma (subscriptio) declarando que no ha tomado ningún bien de la sucesión. Si se probara lo contrario, es condenado a devolver el duplum.
– Luego pagaba a los acreedores a medida que éstos se presentaban. Los acreedores hipotecarios era preferidos a los quirografarios, y éstos a los legatarios. Para poder pagar, el heredero podía vender privadamente los bienes de la sucesión y descontando los gastos de conservación efectuados. Si sobraba algo, después del pago de las deudas y de los legados, quedaba para el heredero. Si el saldo fuese deudor (hereditas damnosa), no respondía más que con el resto de la liquidación del activo, quedando a salvo sus propios bienes y patrimonios.

12. LA PETICIÓN DE HERENCIA
La acción de petición de herencia (actio petitio hereditatis) está destinada a hacer reconocer el carácter de heredero del derecho civil cuando alguien le niegue, que la tiene el heres, a los efectos de que sea declarado heredero y reclamar que le sea atribuida la hereditas.
Corresponde al heredero que no está en posesión de la herencia, y va dirigida en contra de quien posea en ese momento, fuere en el carácter que fuese (heredero también de derecho civil, o bonorum possessor como también un simple poseedor). Si el poseedor del patrimonio hereditario se negaba a intervenir en juicio para discutir su calidad de heredero o su derecho de propiedad sobre las cosas poseídas, el pretor otorgaba al heredero un interdicto restitutorio, interdictum quam hereditatem, para que entrara en posesión de los bienes injustamente retenidos. Por extensión, también se le otorga en contra de quien ha dejado de poseer dolosamente, transmitiendo a otro esa posesión a fin de burlar al que reclama la herencia.
En los primeros tiempos se tramitaba por el sacramentum in rem, en que los dos litigantes afirmaban ser herederos de una determinada herencia. Es posible que en la época clásica no se diera una fórmula petitoria para la reclamación, sino que se realizara por el antiguo procedimiento, normalmente mediante una sponsio, como en la reivindicatio, y ante el tribunal especial y permanente de los centumviri, hasta que se adoptó con tal fin el procedimiento de la extraordinaria cognitio.
– Esta acción es iniciada por el heredero civil, testamentario o ab intestato, quien por supuesto deberá probar su calidad de tal. Si hay mas de un heredero, el pretor le otorga la formula si pars hereditatis peatur, es decir, solo por su parte de la herencia.
– Debe ser llevada a cabo contra quien posee la totalidad o una parte de la herencia, o aun una sola cosa hereditaria que se desconozca la calidad de heredero del actor. El demandado puede posees a titulo de heredero (pro herede), es decir que se cree de buena o mala fe que es heredero, o contra el simple poseedor, es decir, poseyendo sin alegar título alguno.
-Los efectos de la acción de petición de herencia son similares a los de la reivindicación, con la excepción de que el poseedor vencido debía restituir –aun cuando fuese de buena fe- los frutos en tanto y en cuanto se hubiera enriquecido con ellos. El juez, por otra parte, está investido del poder de juzgar conforme a la equidad, con facultades más amplias de las que goza en un juicio de reivindicación.

13. LA ACCIÓN DE DIVISIÓN DE HERENCIA
Cuando existen varios herederos, la herencia permanece en principio en estado de indivisión. La comunidad formada cesa si los herederos, en forma privada, por medio de pactos, se dividen la herencia. Si ello no ocurre, cualquiera de ellos puede pedir judicialmente la partición por medio de la actio familiae eriscundae.
Como las otras acciones divisorias (actio communi dividundo y actio finium regondorum), la fórmula contiene una adjudicatio, de tal modo que lo que correspondía al juez era determinar la parte que le correspondía a cada heredero.
Con Justiniano, para a ser una acción mixta (tanto in rem como in personam), y la hace figurar entre los bonae fideio judicia.
Si se trata de una herencia testamentaria, el juez debe obedecer las asignaciones de las partes hechas por el testador. En la época justinianea, la partición efectuada en el testamento ocasionaba la atribución directa de la propiedad de las cosas asignadas, que de este modo no entraban en la comunidad. Un caso distinto ocurría cuando el padre o el abuelo divide los bienes entre los hijos y éstos aprueban y suscriben el documento (divisio inter liberos).
El juez puede atribuir las cosas en forma separada. Si eran de distinto valor, había que asignarles a uno, efectuándose las compensaciones pertinentes. Igualmente se podía ordenar la venta efectuándose la partición en cuanto al precio obtenido.
Había que tener en consideración los frutos o rentas percibidas por los herederos, así como los gastos necesarios efectuados y no distribuidos y también los daños causados a la herencia.
14. LA COLACIÓN
La colación se operaba cuando, habiendo más de un heredero, alguno de ellos se veía en la obligación de reintegrar a la masa hereditaria bienes originariamente de ésta, percibidos con anterioridad por alguno otro concepto a título gratuito, a fin de que fuesen conjuntamente repartidos con la herencia entre todos los coherederos.
Ello se operaba cuando uno de los herederos había recibido del causante donaciones (collatio bonorum), o bien una dote (collatio dotis), por consiguiente, a fin de no resultar injustamente beneficiado con una participación a titulo gratuito mayor que la de sus coherederos, debía aportar al acervo sucesorio dichos bienes, para que fuesen tenidos en cuenta al realizarse el reparto, y descontados de la porción que había de corresponderle.

15. EL DERECHO DE ACRECER
La regla vigente en materia sucesoria fue que la falta de alguna de las personas llamadas a heredar, por ejemplo, por haber muerto o haber rechazado la herencia, beneficiaba a las demás, en las mismas proporciones en que ellas habían sido llamadas a la sucesión (jus adscrecendi). Esto se opera de manera automática (ipso jure), no necesitándose que se haga una adición por parte del o los beneficiados.
Por ejemplo: Cayo, Ticio y Mevio eran herederos, los dos primeros con derecho a un 40% y el último con derecho a un 20% de la sucesión, y Ticio renunciaba a ese carácter, su parte se distribuía entre Cayo y Mevio, recibiendo el primero el doble que el segundo, por haberle correspondido en total un 40% frente al 20% de su co-heredero.
El acrecentamiento, que es el realidad un derecho a no decrecer, se operaba de pleno derecho, beneficiando asimismo a los sucesores del heredero que había hecho adición. En el ejemplo anterior, si Cayo fallecía luego de hacer recibido su adición, sus herederos eran beneficiados con el acrecimiento.

Anuncios

Written by Adonisbv

enero 23, 2012 at 10:54 pm

Publicado en Uncategorized

FACTORES PSICOPATOLOGICOS DE CRIMINALLIDAD (I)

leave a comment »

Enfermedad mental y delito

Los enfermos mentales cometen muchos delitos, algunos de ellos espectaculares e impredecibles.  Lo que ocurre es que las causas propias de la enfermedad que no responden a causas lógico – racionales, se manifiestan externamente. La persona sana no le entiende, pero para el enfermo si es normal que ocurra, porque su mente esta estructurada de tal forma que lo obliga a ejecutar el hecho. Durante el delito, el enfermo mental manifiesta una gran violencia, hostilidad y agresividad. Se produce una indiferencia afectiva hacia las víctimas, es un comportamiento impuesto y que por lo tanto no le pertenece, no comprende lo que hace, el delito le es ajeno, de ahí el término enajenado. Se desarrolla en su mente un delirio, puede concurrir en el delirio con otro enfermo mental y hacerlo participe del crimen o bien puede ser inducido al delirio por otras personas a beneficio propio. Los delitos que cometen le son inútiles, no le reportan ningún beneficio económico o social, no roban un banco por motivos de delirio sino que generalmente causan lesiones o incluso la muerte a sus víctimas,

 

La sociedad los tilda de locos, por la anormalidad y crueldad de estos actos. La incomprensibilidad genera una alarma social, se crea una preocupación social por no haber motivo lógico explicable del crimen y cualquiera puede ser la próxima víctima del enajenado. Existe temor en la sociedad  hacia los enfermos mentales pues piensa que todos son, potencialmente, delincuentes violentos. Estos estereotipos negativos son debidos, en su mayor parte, a los medios de comunicación, el cine, la televisión  los cuales difunden los delitos cometidos por enfermos psiquiátricos creando una importante alarma social y profundizando, excesivamente, en los detalles más morbosos y/o macabros de los hecho.  Esta estigmatización negativa les plantea muchos problemas sociales y de convivencia, impidiéndoles llevar una vida familiar y laboral normalizada, al ser rechazados por el temor creado en torno a su patología.

 

La mayor parte de los enfermos mentales con patologías graves, no son personas agresivas y, por lo tanto, pueden vivir en la comunidad. Cabe reconocer una minoría como seres más violentos que los ciudadanos normales.

Gran parte de los delitos cometidos por los enfermos mentales son evitables a través de atención, asistencia y tratamiento e inclusive se puede encontrar al analizarlos, antecedentes violentos indicadores de riesgos. Todo enfermo mental necesita un tratamiento que le “cure” de su patología. El tratamiento es necesario y su abandono conlleva  la aparición, de nuevo, del delirio y el aumento en la probabilidad de reincidencia. Con un tratamiento farmacológico y psiquiátrico adecuado, estas personas pueden realizar una vida cuasinormal en su medio social. En numerosos casos por faltar el debido control social, unido al deseo del enfermo de no continuar el tratamiento por pensar que ya no lo necesita, aparece la recaída del delito.

 

La corriente anti psiquiátrica en países occidentales ha ocasionado el cierre de muchos hospitales psiquiátricos, la reducción del número de pacientes internados y en consecuencia han aumentado los delitos cometidos por los enfermos mentales debido a la falta de tratamiento y controles externos.

Los enfermos mentales terminan en prisión, donde no reciben tratamiento adecuado e ingresan de por vida al espiral del delito (delito-cárcel-libertad-delito-cárcel).

 

Respecto a la reincidencia de los enfermos mentales se debe tener en cuenta el tipo de enfermedad, el tratamiento empleado, su evolución y sus síntomas. Se debe tener en cuenta la personalidad del individuo, el nivel de agresividad, de afectividad y el delito que haya cometido. Con esto se determina si algunos pueden vivir en libertad, bajo tratamiento médico y psicológico o deben permanecer en centro psiquiátricos por la peligrosidad que presenta su alta predisposición a la reincidencia.

 

TIPOLOGÍAS: incidencia en el delito

 

  1. ESQUIZOFRENIA

La esquizofrenia es un diagnóstico psiquiátrico en personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad.La esquizofrenia causa una mutación del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social. Hay una clara influencia genética que la convierte en una enfermedad transmisible de padres a hijos. El proceso esquizofrénico lleva al enfermo a una necesidad de huida a su mundo imaginario, psicótico e irreal. La esquizofrenia, bajo determinadas condiciones, da lugar a actos compulsivos de gran peligrosidad.

Es la enfermedad mental más frecuente. En España, hasta hace pocos años, por cada hombre había dos mujeres que la padecían. Comienza a manifestarse en la juventud, sobre los veinte años, si bien hay autores que hablan de la esquizofrenia precoz en niños. Pasados los cincuenta años es difícil que surja.

 

Hebefrenia: La hebefrenia es la esquizofrenia que se da en la adolescencia,  consiste en trastornos afectivos, disgregación del pensamiento, perdida de la capacidad asociativa llegando a la incoherencia y al aislamiento social. El individuo se hunde en su mundo interior. Se produce un entorpecimiento afectivo, su comportamiento es imprevisible alternando periodos de tristeza con periodos de risas estúpidas.  Sufren delirios y alucinaciones que para ellos son reales. Se puede producir una frialdad afectiva o una gran hipersensibilidad. La frialdad puede llevarlos a cometer delitos muy violentos tales como homicidios.

 

Catatonia: La catatonia es un estado físico y psicológico, se define desde una crisis hasta un trastorno, dependiendo del tiempo que dure, ya que puede durar desde unas horas, hasta meses. O simplemente puede presentarse en variaciones o intervalos en la vida de una persona que tiende a la catatonia (esquizofrénico catatónico). La catatonia no es una enfermedad en sí misma sino un síndrome debido a múltiples causas. Habitualmente se produce en pacientes con esquizofrenia y en psicosis maniaco-depresiva. Sin embargo puede producirse como consecuencia de diversas enfermedades del sistema nervioso central, como manifestación de una epilepsia y en encefalopatías de causas diversas.

La catatonia afecta a la psicomotricidad y puede ir desde la quietud total, vegetativa, llamada “figura de cera” hasta la gran agitación unida a grandes gritos, habla incesante, movimientos como correr, saltar.

Durante el estupor llamado catatónico, el sujeto es una verdadera estatua, no se mueve de la postura en que se lo deja, no habla, no come. En esta fase no son agresivos ni peligrosos, salvo para sí mismos ya que pueden morir de inanición. Pero cuando están agitados pueden llegar a cometer graves actos violentos.

 

Esquizofrenia paranoide:

La esquizofrenia paranoide se caracteriza por el predominio de ideas delirantes y alucinaciones. Las alucinaciones pueden ser auditivas, visuales, olfativas, gustativas, etc.  Las ideas delirantes se viven como si los hechos ocurrieran realmente. Se produce un error incorregible originado patológicamente.

Dentro de la esquizofrenia paranoide tiene gran interés criminológico, las ideas delirantes de persecución y perjuicio. Oyen voces que le pueden decir “te van a matar” y, a veces, concretando quien lo va a hacer. Está claro que la respuesta, si aparece el supuesto agresor, va a ser el ataque sin explicación, pues trata de defenderse. Estos enfermos pueden llegar a matar a figuras públicas ya que al verlas, día tras día, en los medios de comunicación pueden llegar a creer que reciben una orden divina que les dice “hay que matarlo porque es el demonio”.

 

Esquizofrenia simple:

Son personas inestables, vagabundas, antisociales, tienen características de la personalidad psicópata, tienden a la drogadicción, prostitución, muestran cierta perversión sexual. Suelen ser hostiles y violentos.

Aunque la gran mayoría no llegan a delinquir nunca, su peligrosidad,  de producirse, se da en la fase aguda si no se le trata de forma adecuada.  Cuando se van a producir fases agudas álgidas, se suelen manifestar previamente “signos” que indican la posible reacción violenta y teniendo en cuenta la anterior existencia o no de actos agresivos en su biografía, se podrán predecir este tipo de reacciones. El esquizofrénico puede llegar al homicidio, agresiones, autolesiones, violaciones, etc. Su participación en robos es como cómplice, actuando de forma secundaria, pasiva.

En la fase crónica, el paciente se encuentra más ensimismado en su mundo interior, en su vida cotidiana de la que forman parte delirios y alucinaciones, llevando un comportamiento pacífico siempre que esté debidamente tratado y medicado.

Algunos autores niegan su existencia por ser difícil de diagnosticar. Se cuestiona su imputabilidad debido a su proximidad con la personalidad psicótica. No obstante, si realmente es una esquizofrenia, hay que optar por la inimputabilidad.

 

  1. PARANOIA:

Es un desarrollo que daña la salud mental y que no surge de una manera espontánea, ante una determinada vivencia, no es reactivo, sino que nace de la mente del enfermo y es ahí donde se va retroalimentando y desarrollando el delirio. No presenta otras psicopatologías únicamente trastornos de ideas delirantes persistentes.

Es un trastorno comprensible porque surge de algunas vivencias personales, acontecimientos y/o circunstancias interpersonales que ayudan a explicar el porqué de su nacimiento y desarrollo y depende de cómo vaya transcurriendo la vida del individuo, de cómo se sienta “tratado” por la sociedad. (El delirio del esquizofrénico paranoide se dice que es incomprensible porque no hay base de partida que explique porque surge el delirio. El sistema delirante es inamovible, permanente a lo largo del tiempo e imposible de hacerlo desaparecer con razonamientos lógicos)

Está condicionado por causas internas, produce la hipertrofia del yo y temor, recelo, desconfianza hacia determinada/s persona/s. Se estructura en grandes acontecimientos o personajes a quienes convierte en sus rivales y perseguidores, sintiéndose acosado por ellos. Todo ello le crea hostilidad hacia personas y repercute también en la afectividad que se vuelve más limitada. El paranoico conserva su personalidad, su pensamiento sigue lógico y “normal”, no padece alucinaciones y su afectividad continúa aunque restringida a determinadas personas.

A veces, se puede producir un delirio paranoico inducido a través de otras personas, que lo viven por la fuerte personalidad del inductor. Esto ocurre, por ejemplo, en las sectas en las que el líder puede determinar que hay unos determinados enemigos para el grupo e incluso, puede convencerles que hay que matarlos por el bien de la secta.

Su probabilidad de criminalidad es elevada debido a que, como hemos dicho, se trata de una enfermedad incurable.

En algunas ocasiones, el paranoico se cree el “elegido de Dios”  para realizar determinadas tareas aunque éstas consistan en “eliminar” a enemigos de ese Dios. Piensa que éste le perdona y no tiene por qué arrepentirse ante los demás.

Los actos del paranoico son inteligentes y se ponen al servicio del delirio, de forma que si hay que delinquir, se delinque. Esto conlleva que se trate de actos fríos y premeditados. Otra característica de su criminalidad es la gran violencia que puede llegar a desarrollar durante la comisión del delito (ej. Disparar contra todo lo que se cruce en su camino hasta llegar a su objetivo,…). En ocasiones, no llegan a matar y la violencia se produce a grandes amenazas, injurias e incluso resistencia a la autoridad si le impiden ejecutar sus delitos por lo que los agentes corren un gran riesgo.

 

Psicosis afectivas 

Se produce por la alteración del estado de ánimo que afecta a todas las actividades orgánicas en general, adoptando las formas de depresión o manía, de ahí el término de psicosis maníaco-depresivas. Ambas formas son la cara y la cruz de la misma moneda. La depresión y la manía se manifiestan patológicamente como tristeza y euforia de forma repentina. Pero estas pasan a ser la manifestación de la enfermedad cuando se salen de la normalidad. No siempre se pasa por las dos fases ya que puede darse a lo largo de la vida un solo cuadro de depresión o de manía.

 

*La fase depresiva puede llegar en determinados casos a ser muy profunda, con producción incluso de estupor depresivo, quedando el enfermo inmóvil privado de actividad voluntaria, padece mucho insomnio.

La fase depresiva puede arrastrar al suicidio del enfermo aunque, a veces, le falta el vigor suficiente para realizarlo. Una forma de suicidio que puede utilizar el depresivo es dejarse morir y para ello no come. hay casos en los que el enfermo decide suicidarse y convence a su pareja para que lo haga también, produciéndose en determinadas situaciones homicidios, cuando uno mata al otro quizá con su consentimiento y luego se suicida. También puede ocurrir que le falte valor o falle en su intento quedando vivo el homicida. Este tipo de suicidio-homicidio puede ampliarse a los hijos; el padre mata a su mujer y también a sus hijos. O, por ejemplo, la hija depresiva que envenena a su madre y hermana y mueren, ella después se suicida con el mismo tipo de veneno.

En la fase depresiva también se pueden producir delitos por omisión, por ejemplo, la madre que deja morir a su hijo porque no lo cuida, no lo alimenta adecuadamente o no le evita determinados peligros

Hay autores que mantienen que los jóvenes depresivos pueden cometer robos de poca trascendencia  debido a las ideas deliroides de pobreza o necesidad y, por lo tanto, quieren obtener bienes para evitarlo.

 

*En la fase maníaca, el sujeto muestra una alegría desbordante, no para de moverse y de hablar. Ante una mala noticia, entristece pero al momento, está riendo a carcajadas. Se produce una “fuga de ideas” y, por lo tanto, un pensamiento extraño y falto de lógica. En la fase maníaca se suelen producir escasos delitos por la intervención de productos farmacológicos que consiguen evitar la furia maníaca. Para el supuesto de que no mediara medicación, pueden producirse agresiones a determinadas personas debido a la gran irritabilidad, así como atentados o resistencia a agentes de la autoridad cuando tratan de impedir las agresiones.

Durante los estados pre maníacos o hipomaníacos pueden cometer estafas, falsificaciones, exhibicionismo, allanamiento de morada o delitos contra la libertad sexual.

Es típico del maníaco realizar grandes despilfarros de dinero comprando determinados objetos como coches, ropas y luego no tiene dinero para pagarlos, cometiendo un claro delito de estafa.

 

  1. OLIGOFRENIA

La oligofrenia es una patología psíquica consistente en una deficiencia mental grave como consecuencia de la interrupción del desarrollo de la inteligencia durante el periodo intrauterino o a muy corta edad. Tienen causas genéticas (las más leves) o lesiones del feto, parto o por enfermedades en los primeros años (las más graves). Actualmente se la clasifica en leve, media y profunda, se acuerdo al déficit intelectual que se mide mediante test de inteligencia.

Las personas con oligofrenia leve pueden vivir en sociedad desarrollando una actividad laboral de acuerdo a su nivel intelectual. Sin embargo, pueden ser objeto de discriminación y rechazo, lo que les produce irritabilidad.

Los que padecen oligofrenias medias o profundas no pueden tener una vida independiente y deben ser cuidados por sus familias o por instituciones.

 

El delito más frecuente de los oligofrénicos son los hurtos de poca monta, realizados sin previsión, delitos sexuales, especialmente contra niños, delitos de violencia en donde aparece el alcohol y la piromanía. Son víctimas fáciles de la prostitución.

 

  1. EPILEPSIA

La epilepsia produce la pérdida de la percepción y de la estructuración de la frase y el pensamiento, con reacciones violentas, de escaso control y recuerdo. Causa convulsiones, sacudidas musculares, inicialmente leves que luego se vuelve más violenta, con pérdida de la conciencia, de dos a tres minutos.  Los estados crespusculares son los que anteceden o siguen a las crisis convulsivas. Suelen ser breves pero permiten conductas violentas: el enfermo está irritado, molesto, lo que lo hace agresivo En los estados crespusculares se puede dar también el delirio epiléptico donde se producen alucinaciones sensoriales, disminución de la conciencia y gran agitación. El epiléptico comete robos impulsivos, sin premeditación y con bajo beneficio. También comete actos violentos

 

  1. DEMENCIA Y VEJEZ

Síndrome mental orgánico que se caracteriza por un deterioro de la memoria a corto y largo plazo, asociado a trastornos del pensamiento abstracto, juicio, funciones corticales superiores y modificaciones de la personalidad. Todas estas alteraciones son lo suficientemente graves como para interferir significativamente en las actividades de relación, laborales o sociales. Es un síndrome orgánico que afecta el cerebro y conllevan síntomas que afectan toda la personalidad. Produce la debilitación de las aptitudes psíquicas, afectando el conocimiento, la memoria, la atención, la percepción, el juicio, los valores, el lenguaje, toda la personalidad.

Aparece después de superada la edad del desarrollo y, especialmente, en la edad madura, la llamada demencia senil. Pueden ser violentos, utilizando la alevosía para evitar la defensa de la víctima. Cometen abusos porque no tienen fuerzas para llegar a la violación. Sustraen objetos sin valor por mero capricho.

 

RESPONSABILIDAD PENAL

Código Penal Paraguayo Art. 23: “Trastorno mental  1º No es reprochable el que en el momento de la acción u omisión, por causa de trastorno mental, de desarrollo psíquico incompleto o retardado, o de grave perturbación de la conciencia, fuera incapaz de conocer la antijuridicidad del hecho o de determinarse conforme a ese conocimiento. 2º Cuando por las razones señaladas en el inciso anterior el autor haya obrado con una considerable disminución de su capacidad de conocer la antijuridicidad del hecho o de determinarse conforme a este conocimiento, la pena será atenuada con arreglo al artículo67”.

 

El Art. 2. Código Penal: Principios de reprochabilidad y de proporcionalidad 1º  No habrá pena sin reprochabilidad. 2º La gravedad de la pena no podrá exceder los límites de la gravedad del reproche penal. No se ordenará una medida sin que el autor haya realizado, al menos, un hecho antijurídico.  Las medidas de seguridad deberán guardar proporción con: 1. la gravedad del hecho o de los hechos que el autor haya realizado, 2. la gravedad del hecho o de los hechos que el autor, según las circunstancias, previsiblemente realizará; y, 3. el grado de posibilidad con que este hecho o estos hechos se realizarán.

El Art. 14 inciso 5 define la reprochabilidad como: reprobación basada en la capacidad del autor de conocer la antijuridicidad del hecho realizado y de determinarse conforme a ese conocimiento

 

A los enfermos mentales que cometen un delito, no se aplican penas sino medidas. Artículo 72.- Clases de medidas: Las medidas podrán ser privativas o no de la libertad y serán:

De vigilancia: 1. la fijación de domicilio; 2. la prohibición de concurrir a determinados lugares; 3. la obligación de presentarse a los órganos especiales de vigilancia.

De mejoramiento: 1. la internación en un hospital siquiátrico; 2. la internación en un establecimiento de desintoxicación.

De seguridad: 1. la reclusión en un establecimiento de seguridad; 2. la prohibición de ejercer una determinada profesión; 3. la cancelación de la licencia de conducir.

 

  • Artículo 73.- Internación en un hospital siquiátrico

1º En las circunstancias señaladas en el artículo 23, el que haya realizado un hecho antijurídico será internado en un hospital siquiátrico cuando:

  1. 1.     exista riesgo, fundado en su personalidad y en las circunstancias del hecho, de que el autor pueda realizar otros hechos antijurídicos graves; y
  2. 2.    el autor necesite tratamiento o cura médica en este establecimiento.

2º  La naturaleza del establecimiento y la ejecución de la medida estarán sujetas a las exigencias médicas. Será admitida una terapia de trabajo.

Written by Adonisbv

enero 15, 2012 at 2:02 pm

Publicado en Criminología !!

FACTORES PSICOLOGICOS DE CRIMINLIDAD

leave a comment »

El modelo psicodinámico y la función mediadora del psicoanálisis entre la psicopatología y la psicología:

El modelo psicodinámico representa un puente o instrumento de comunicación entre el enfoque psiquiátrico y el psicológico. Permitió a los psicoanalistas elaborar un vocabulario e instrumental muy valioso para la propia comunicación de psiquiatras y psicólogos. Los psiquiatras adoptaron teorías psicoanalíticas construidas sobre la base de desajustes conductuales (psicosis, neurosis, etc.) Los psicólogos trataron de verificar experimentalmente procesos como los de represión y regresión.

 

A través del paralelismo establecido por el psicoanálisis entre el crimen y la neurosis, pudo aquel construir un entramado teórico capaz de explicar el comportamiento antisocial, por más que el crimen propiamente dicho no ocupara la atención de Freud.

 

Las concepciones psicoanalíticas han ejercido una poderosa influencia en la Criminología, probablemente muy superior a la del resto de teorías psicológicas y psiquiátricas. La criminología contempló y sigue contemplando con interés las sugestivas hipótesis del psicoanálisis, tanto en el plano etiológico – explicativo como en el terapéutico. El psicoanálisis, desde luego, no es una teoría de la criminalidad. Pero, sus elevadas cotas de abstracción y generalización, el propio discurso psicoanalítico, metafórico y enigmático, o la apelación a las fuerzas ocultas del inconciente y al pasado remoto del hombre en el momento de explicar la aparente irracionalidad del crimen, tal vez contribuyen a la fascinación que sus proposiciones despiertan.

 

Postulados del modelo psicodinámico. Particular referencia al psicoanálisis y teorías que lo integran.

El modelo psicodinámico o psicoanálisis tiene principios fundamentales como que: a) el determinismo psíquico: todo fenómeno psíquico se halla determinado por otro, b) pandinamismo psíquico: en la mente todas las cosas se sobreponen a otras que quedan reprimidas y que pueden surgir indirectamente en mecanismos de compensación c) tripartición de la personalidad: el “ello” ligado a lo biológico, el “yo” ligado a lo conciente, egoísta y lógico y el “super yo” que adecua al individuo a las normas morales sociales d) autocompensacion: lo reprimido no esta suprimido y vive en el subconciente o en el preconciente e) repetición: las conductas humanas tienden a repetirse.

 

Se trata de un modelo psicodinámico. Responde a un poderoso determinismo biológico.

 

*Concede un significado capital al instinto sexual, sustrato, motor y referencia obligada del comportamiento de todo individuo (pansexualismo). Su teoría psicosexual distingue cinco etapas en el desarrollo de la líbido que corresponden a otras zonas erógenas del cuerpo (oral, anal, fálica, de latencia, genital); desarrollo que determinará el del psiquismo y la personalidad del individuo. El marco psicopatológico queda encuadrado en los conflictos infantiles que, situados en alguna de las etapas del desarrollo de la líbido, se manifiestan durante la edad adulta a partir de procesos inconscientes. Los traumas acaecidos durante ésta última son meros catalizadores de los conflictos en bases tempranas de la vida.

 

*La división topográfica del psiquismo en tres partes (conciente, preconsciente e inconciente) acentúa la trascendencia etiológica e interpretativa de ésta última. La conducta humana “consciente” tiene un significado “simbólico” y profundo, como reflejo del inconsciente.

 

El único método que permite captar el significado real de la acción humana es el método introspectivo.

 

*El modelo psicoanalítico distingue tres instancias mentales: el ello, el yo y el súper – yo (aparato intrapsíquico). El correcto equilibrio de las mismas asegura la estabilidad psíquica del individuo, sus desajustes o disfunciones (vg., ausencia de “súper – yo” o fragilidad del “yo”), las diversas patologías de aquella (vg., neurosis).

 

Conflicto mental – represión (neurosis) y delito como respuesta simbólica o comportamiento sustitutivo, son los tres eslabones del proceso dinámico básico que esgrime el psicoanálisis.

 

El conflicto mental que se produce entre la estructura primaria del individuo (líbido) y los requerimientos a la conformidad (moralidad convencional) de la comunidad – o entre los tres niveles del psiquismo de aquel: el yo, el ello, y el súper – yo – Reprime en el inconsciente impulsos y complejos del individuo. Estos tratan de aflorar al mundo consiente, venciendo el obstáculo del censor que les retenía allí, de modo que todos los actos, incluidos los delictivos, son respuestas sustitutivas o comportamientos simbólicos que directa o indirectamente expresan la realidad del inconsciente, las ideas, tendencias y sentimientos reprimidos.

 

Desde un punto de vista terapéutico, el psicoanálisis pretende hacer consciente lo inconsciente, de modo progresivo. De las diversas formas en que éste puede desvelarse (actos fallidos, sueños, etc.), utiliza clínicamente las pruebas proyectivas, el análisis de los sueños y las técnicas de las asociaciones libres. La acción curativa exige que el paciente traslade al analista sentimientos y reacciones acordes con el modelo elegido (proceso de transferencia).

   

El pensamiento de Freud

Mediante el psicoanálisis de Freud, se explica que ciertos comportamientos delictivos son derivados de sentimientos de culpa y autocastigo y/o el complejo de Edipo. Esto se da a través de un estudio realizado a un delincuente reincidente, quien solamente después de delinquir, en el castigo, lograba sentirse absuelto de culpa. Descubrió en este individuo factores como neurosis infantil, sentimiento de culpabilidad, angustia y auto castigo.

Neurólogo y psiquiatra nacido en Freiburg (Moravia), pero vivió casi toda su vida en Viena. FREUD apenas se ocupó del crimen. Relaciona ciertos comportamientos delictivos con un poderoso sentimiento de culpa ( sense of guilt); sentimiento inconsciente derivado del  complejo de Edipo, que precedería y explicaría la propia comisión del hecho criminal (causa del delito y no como resultado del delito).  El pensamiento de FREUD tiene gran interés parala Criminología porque aborda aspectos y dimensiones del hecho delictivo con nuevas dimensiones

 

El pansexualismo freudiano y sus implicaciones.

Según Freud, todo acto delictivo tiene una connotación sexual. La libido es la energía vital primaria del hombre, motor y referencia de su comportamiento. Hay dos instintos que se contraponen: una fuerza positiva (básicamente sexual) que es el EROS y una fuerza negativa el TANATOS instinto de muerte y destrucción. Vemos una agresividad innata del individuo que ofrece una hipótesis a sus manifestaciones delictivas violentas.

Para FREUD como todo acto humano el delictivo también tiene un sustrato y connotación sexual profunda.  La libido constituye la energía vital primaria del hombre, motor y referencia obligada de su comportamiento. Pugnan en el individuo dos instintos contrapuestos que polarizan su existencia: una fuerza positiva, básicamente sexual (el eros).y una fuerza negativa, de destrucción (tánatos o instinto de muerte). La teoría freudiana de la destructividad o agresividad innata del individuo  instinto de agresión), ofrece una sugestiva hipótesis explicativa de determinadas manifestaciones delictivas  violentas

 

Fases del desarrollo de la libido

Según FREUD, la personalidad del individuo sigue una evolución paralela a la del instinto sexual. Hasta el punto de que la libido se va localizando progresivamente en diversas partes del cuerpo humano (zona erógenas) haciendo de éstas, durante cada fase, el centro de interés del hombre. FREUD distingue cinco fases o etapas de desarrollo: la oral, la anal, la fálica, la de latencia y la genital.

  1. LA FASE ORAL HASTA LOS 18 MESES.

Durante esta etapa el foco de satisfacción está en la boca y también se da cuando exploran su entorno (como muchos bebes quieren llevar cosas a la boca). En esta etapa se domina el “ello” ya que él bebe no es consciente de sí mismo, su “yo” y su “súper yo” no están totalmente desarrollados y sus acciones se basan en el placer. El “yo” está bajo formación, se va dando cuenta que siente dolor, los límites de su cuerpo, de que su cuerpo es diferente al mundo exterior. Aprende que conductas específicas pueden satisfacer distintas necesidades. Por ejemplo, el niño cuando nace los primeros dos meses no deja de llorar y luego llora para comer. Luego viene el destete, que le produce la sensación de que no todo está bajo su control y le da más conciencia de sí mismo. Esta etapa conduce a la formación de la independencia, si el niño logra excesiva satisfacción este no aprenderá que no todo está bajo su control y si se da lo opuesto una excesiva insatisfacción: el niño se vuelve pasivo porque sin depender de su conducta o no, la satisfacción no llega.

La fijación a esta fase puede dar como resultado pasividad, credulidad, inmadurez y una personalidad fácil de manipular. Los individuos cuya evolución sexual se detuvo en la etapa oral, sería propensos a delitos de expresión verbal (injurias, difamación, etc.) y a conductas como el alcoholismo (la boca es el centro del placer en este fase inicial del desarrollo de la libido).

  1. LA ANAL HASTA LOS 3 AÑOS.

En la etapa anal del desarrollo psicosexual, mueve desde el tracto digestivo superior al final inferior y el ano. Durante la misma la formación del Yo continúa. La experiencia más importante durante esta etapa es el entrenamiento en la higiene personal. Da como resultado un conflicto entre el Ello, que demanda satisfacción inmediata de las pulsiones que involucran la evacuación y las actividades relacionadas con ella (como el manipular las heces) y las demandas de los padres. La resolución de este conflicto puede ser gradual y no traumático, o intenso y tormentoso, dependiendo de los métodos que los padres usen para manejar la situación. La solución ideal vendría si el niño trata de regularse y los padres son moderados, para que el niño pueda aprender la importancia de la limpieza y el orden gradualmente, los cuales dan lugar a una persona adulta controlada. Si los padres ponen demasiado énfasis en la higiene personal mientras el niño decide acomodarse a ésta, se puede dar lugar al desarrollo de un comportamiento compulsivo, extendiéndose a lo concerniente con el orden y la pulcritud. Por otra parte, si el niño decide prestar atención a las demandas de su Ello y los padres acceden a esto, el niño probablemente desarrolle una personalidad tendiente al desorden e indulgente para consigo mismo. Si los padres reaccionan, el infante debe cumplir, pero desarrollará un débil sentimiento de sí, ya que los padres son los que controlan la situación, no su propio Yo.

Retención anal: Obsesión con la organización y pulcritud excesiva. Expulsividad anal: Imprudencia, negligencia, rebeldía, desorganización, coprofilia Los que se fijaron en el estadio anal, lo serían a delitos contra el patrimonio (la facilidad con que el ladrón gasta lo que consiguió fácilmente se equipara al placer que obtiene el niño al defecar).

  1. LA FÁLICA HASTA LOS 6 AÑOS.

El conflicto más importante de esta etapa es el llamado complejo de Edipo, nombre derivado de Edipo, quien asesinó a su padre e involuntariamente durmió con su madre. Freud usa el término Edipo para ambos sexos pero otros analistas propusieron un variante femenina denominada “Complejo de Electra“. En un comienzo, para ambos sexos la primera fuente de cuidados (al menos en la mayoría de las sociedades) y satisfacciones es la madre. A medida de que los niños se desarrollan, sin embargo, comienza a formarse una identidad sexual y la dinámica para varones y niñas se altera. Para ambos sexos, los padres devienen el foco de su energía pulsional

Si el conflicto no es resuelto, una fijación a esta fase dará lugar a mujeres adultas que se esfuerzan por superar a los hombres, si tiene sentimientos insoportables de devastación debido a la falta de pene, lo harán siendo seductoras y coqueteando, o sino serán sumisas y con baja autoestima. Por otro lado, los hombres pueden presentar excesiva ambición y vanidad. En general, el Complejo de Edipo es muy importante para el desarrollo del Superyó ya que a través de la identificación con uno de los padres, la moralidad es internalizada y la conformidad a las reglas ya no es producto del miedo al castigo. Una pobre identificación con el sexo opuesto puede desembocar en imprudencia y aún inmoralidad.

Los sujetos fálicos tienden a la comisión de delitos sexuales (incesto, violación, etc.) porque no son capaces de orientar su capacidad sexual a la reproducción (etapa genital), sino al placer propio.

  1. LA DE LATENCIA HASTA LOS 12 AÑOS.

La pubertad y supone una atenuación del impulso sexual correlativo al desarrollo de las normas morales llamadas a neutralizar los instintos primarios. El período de latencia está caracterizado por una solidificación de los hábitos que el niño desarrolló en sus anteriores etapas. A pesar de que el Conflicto de Edipo se resuelva (o no), las pulsiones del Ello no son accesibles para el Yo durante esta etapa, ya que han sido reprimidas durante la etapa fálica. A raíz de esto las pulsiones son vistas como inactivas y escondidas (latentes), y la satisfacción que el niño recibe no es tan inmediata como lo era en las tres etapas previas. Ahora el placer está más relacionado con el proceso secundario. La energía pulsional es re direccionada a nuevas actividades, principalmente en relación a la escuela, hobbies y amigos. De todos modos, pueden presentarse algunos problemas durante esta fase y ocurren si se lleva a cabo una inadecuada represión del Conflicto de Edipo o si al Yo le cuesta re direccionar las pulsiones hacia actividades aceptadas por el entorno social

  1. LA GENITAL EN LA PUBERTAD.

Significa la plenitud sexual del individuo. Éste encuentra en la pareja su realización máxima, así como la posibilidad de superar todos los complejos anteriores. La quinta y última etapa del desarrollo psicosexual es la fase genital, la cual se prolonga desde la pubertad (doce años aproximadamente) en adelante. En realidad continúa hasta que el desarrollo culmina, que idealmente es a los dieciocho años cuando comienza la edad adulta. Esta fase representa la mayor parte de la vida, y la tarea básica para que se constituya la individualidad es el desapego a los padres. También es el momento en que se producen los intentos individuales para resolver cuestiones de la temprana niñez. En esta fase el foco está puesto nuevamente en los genitales, como en la fálica, pero esta vez la energía es expresada desde la sexualidad adulta. Otra diferencia crucial entre estas dos etapas es que, mientras en la fálica la gratificación está relacionada con la satisfacción de las pulsiones primarias, en ésta, el Yo está ya bien desarrollado y utiliza el proceso secundario, que le permite una satisfacción simbólica. Ésta última incluye el establecimiento de relaciones amorosas y la posibilidad de formar una familia. También se aceptan las responsabilidades asociadas con la adultez.

 

Según la teoría psicoanalítica, problemas o disfunciones en el curso natural de las cinco etapas del desarrollo de la libido determinarían la fijación del individuo en una fase o estadio anterior, bien por frustración bien por exceso de gratificación, con la consiguiente traducción psicopatológica en su vida adulta.

 

El complejo de Edipo, neurosis y complejo de culpa. 

En la teoría psicoanalítica, el complejo de Edipo ocupa un lugar estelar por su estrecha relación con la neurosis y el sentimiento de culpa.

Edipo, sin saberlo, da muerte a su padre y se casa con su propia madre. FREUD dice que durante la etapa fálica el niño experimenta una atracción sexual hacia el progenitor del sexo opuesto, unido a un sentimiento de odio hacia su mismo sexo. Dicha tendencia incestuosa debe superarse satisfactoriamente mediante un proceso de identificación y sublimación, pues, en otro caso, produce graves disfunciones en la estructuración de la personalidad, llegando a generar un complejo de culpa criminógeno.

Muchos delincuentes jóvenes lo son, según FREUD, porque no han resuelto su problema edípico. El individuo que no fue capaz de superar éste, experimenta una necesidad de castigo con la que persigue también inconscientemente un alivio psíquico de su complejo de Edipo por el odio a la figura paterna.  El sentimiento de culpa induce al individuo a buscar la pena, porque la necesita. No tiene que “matar” al padre, ya que muchos comportamientos delictivos, por su contenido simbólico, expresan dicho odio a aquél y deben interpretarse como “sustitutivos” del mismo.  Porque el culpable busca el castigo inconscientemente también comete errores en la ejecución del crimen, deja pistas a la autoridad para que puedan descubrirle, siente la necesidad incontenible de regresar al lugar donde llevó a cabo aquél, y por último, confiesa su culpa.

 

La teoría del inconsciente: el determinismo freudiano y las simbolizaciones. 

La aportación más significativa de FREUD reside en la trascendencia que atribuye al inconsciente en su famosa división topográfica del psiquismo (preconsciente, consciente, inconsciente), así como en el descubrimiento del aparato intra psíquico y sus tres instancias- yo, ello, súper- yo – (división dinámica)

 

FREUD potencia al máximo la función del inconsciente en proceso mental. El inconsciente es la parte trascendental del psiquismo humano: la parte sumergida, invisible del iceberg que configura al sector más poderoso de nuestra mente.  El inconsciente no es visible pero existe: almacena todas aquellas vivencias junto al pensamiento. Es una instancia a la cual la conciencia no tiene acceso, pero que se le revela en una serie de formaciones como los sueños, los lapsus, los chistes, los juegos de palabras, los actos fallidos y en los síntomas. El inconsciente, según Freud, tiene la particularidad de ser a la vez interno al sujeto (y a su consciencia) y exterior a toda forma de dominio por el pensamiento consciente. Constituye un conjunto de fuerzas reprimidas y recónditas que gobiernan los pensamientos emociones y acciones conscientes del hombre. Contiene nuestro impulsos instintivos y recuerdos reprimidos, experiencias traumáticas de la niñez que han permanecidos ocultas, desconocidas y olvidadas.

Al preconsciente pertenece lo que, aun siendo todavía no consciente, puede traerse al mundo de lo consciente) el inconsciente

La acentuación del inconsciente implica en el plano filosófico, un determinismo radica; en el criminológico, la tesis de que todo delito tiene alguna motivación profunda, oculta para el propio actor, inconsciente. Filosóficamente, la trascendencia que FREUD atribuye a las fuerzas inconscientes convierte al individuo en mero instrumento, símbolo o reflejo de las mismas. Contradice así la concepción clásica del libre albedrío.

Freud define el inconsciente de una manera completamente original que ya no es simplemente lo opuesto al consciente: El inconsciente freudiano es un sistema psíquico que tiene contenidos y que posee mecanismos que se pueden describir como específicamente inconscientes. Es un sistema que se rige por leyes y posee una economía de energía que le son propias.

Junto al consciente había que concebir dos tipos de inconsciente, ambos inconscientes en el sentido descriptivo, pero muy distintos en cuanto a su dinámica y al devenir de sus contenidos: los del inconsciente propiamente dicho no podían llegar nunca a la conciencia, mientras que los contenidos del otro, denominado por tal razón preconsciente, alcanzaban la conciencia en ciertas condiciones, sobre todo después de pasar el control de una forma de censura. Al preconsciente pertenece lo que, aun siendo todavía no consciente, puede traerse al mundo de lo consciente) el inconsciente

Filosóficamente, la acentuación del inconsciente implica en el plano filosófico, un determinismo: todo delito tiene alguna motivación profunda, oculta para el propio actor, inconsciente

Criminológicamente, parece resolver el problema de los crímenes absurdos, sin motivos, irracionales; e incluso ofrece nueva vías de interpretación al significado genuino de muchos delitos. La clave se halla en el inconsciente del actor que se expresa de forma indirecta y simbólica.

 

La vida diaria, según FREUD, ofrece un caudal inagotable de síntomas de cuanto acontece en el inconsciente. Los actos fallidos o los sueños abren pasos así a una sutil red de simbolizaciones de alto valor interpretativo y terapéutico. El comportamiento criminal es también un comportamiento pleno de sentido, de significado. Falsificar la firma del padre, para FREUD por ejemplo representa la exteriorización de un deseo parricida inconsciente; cometer un robo en casa habitada, la de un acto incestuoso con la propia madre, etc.

 

División dinámica de la personalidad: FREUD  distingue 3 instancias mentales: el ello, el yo y el súper yo.

 

El ello es la estructura básica y primaria: integra todo los componentes naturales e involuntarios de la vida del individuo: fundamentalmente, sus impulsos o instintos, sexuales y agresivos (Aunque no solo los biológico ya que también los deseos reprimidos intervienes en su formación). El ello se rige por el principio del placer y constituye una estructura originaria, esto es: al nacer somos puro ello. Para la doctrina sicoanalítica, el hombre es, por naturaleza un ser anti social, egoísta insolidario. Sector biológico.

 

El yo: El yo se rige por el principio de realidad y su actividad pude ser consciente (percepción, procesos intelectuales, etc.), preconsciente e inconsciente (mecanismos de defensa). Se desarrolla por diferenciación del aparato síquico en su contacto con la realidad externa. Se sitúa entre las demandas del ello y la realidad exterior intentando satisfacer las exigencias del mismo, pero asegurando la estabilidad del individuo. Desempeña una función mediadora como intermediario entre el ello y el medio. Sector Consciente.

 

El súper yo: es una formación que se desprende del yo (durante la represión del Edipo) introyectando la figura paterna. Capitaliza los valores morales inducidos socialmente a través de la identificación con los padres. Sede de las fuerzas represivas que generan auto crítica y culpabilidad (censor), actúa sobre el yo para que este inhiba los deseos más intolerables. El súper yo se rige por el principio del deber. Normas morales y sociales.

 

El equilibrio de estas tres instancias asegura la estabilidad psíquica del individuo, sus disfunciones, desajustes o faltas de sincronización y armonía, los diversos procesos patológicos. Es lógico, por ello, que la doctrina psicoanalítica utilice como hipótesis explicativa del delito la ausencia de súper- yo o bien de una mala estructuración del “yo”, incapaz de controlar las fuerzas instintivas del “ello” y las exigencias sociales del “super-yo”(neurosis).

La estructura dinámica del psiquismo conduce al concepto de neurosis, fundamental en la teoría psicoanalítica; esto es, la afección psicógena cuyos síntomas son la expresión simbólica de un conflicto psíquico que tiene sus raíces en la historia infantil del sujeto y constituyen compromisos entre el deseo y la defensa.

La neurosis implica un grave desequilibrio en la interrelación de las tres instancias de la personalidad, en virtud de la cual una determinada tendencia es reprimida y fijada en el inconsciente- en lugar de acceder al mundo consciente- por razón de un acontecimiento natural o traumático que el individuo experimentó de forma muy intensa. Al no evolucionar su inconsciente, se produce una regresión al pasado. La neurosis presupone un conflicto interno anclado en el pretérito. Los síntomas neuróticos responden al intento fallido del “yo” de conciliar los requerimientos contrapuestos del “ello” y del “súper-yo”. Son, pues, fórmulas de compromiso entre el “impulso” y la “defensa”.

FREUD estableció un claro paralelismo entre neurosis y criminalidad, por entender que tanto el comportamiento del neurótico como el del delincuente responden a unos mismos procesos, a claves psicoanalíticas.

 

TEORÍAS CONDUCTISTAS Y TEORÍAS DEL APRENDIZAJE:

                       

Modelo biológico-conductuales; el modelo de condicionamiento de Eysenck.

Modelos biológicos-conductuales Un primer grupo de modelos explicativos del comportamiento criminal refieren éste a la socialización del individuo y dicha socialización a procesos de condicionamiento. La razón es obvia: la mayor parte de los hechos delictivos constituyen conductas adquisitivas para las que no se requieren especiales técnicas ni habilidades. Por lo que, desde un punto de vista etiológico, no importa saber cómo se aprendieron los hábitos criminales, sino por qué algunos individuos no inhiben ciertas conductas socialmente prohibidas, mientras el resto de los ciudadanos aprenden a evitarlas. El comportamiento delictivo, pues, parece derivar entonces de fallos o deficiencias en el condicionamiento del proceso de socialización.

 

El modelo de condicionamiento de Eysenck: Socialización y proceso de condicionamiento

Según EYSENCK, el comportamiento social se adquiere a través de un proceso de condicionamiento cuyo resultado final depende, básicamente, de tres variables: la condicionabilidad de cada individuo, el grado de condicionamiento y el modelo de éste.

Su tesis postula que existen las dimensiones introversión – extraversión y normalidad o estabilidad en cada persona, sobre bases biológicas o genéticas que conjuntamente con el condicionamiento determinan la personalidad comportamental.

*Los extravertidos desarrollan rápidamente la inhibición, muestran alto grado de inhibición y la eliminan lentamente. En cuanto a la excitación, los extravertidos la desarrollan con más lentitud y debilidad. Los extravertidos por se  mas inhibidos durante el proceso de condicionamiento, resultan más difíciles de condicionar.

*Los introvertidos en cambio desarrollan la inhibición más despacio y en  menor grado y la eliminan con mayor rapidez. En cuanto a la excitación los introvertidos la desarrollan con mayor rapidez e intensidad.  Los introvertidos se condicionan mucho mejor.

Vemos que a mayor introversión, mayor condicionabilidad. Por eso las personas extrovertidas – peor condicionadas – que la población general, serían los delincuentes. Las personas que cometen delitos y otros actos anti sociales serán generalmente más extrovertidos que los que se abstienen a realizar estos actos. El modelo de condicionamiento de EYSENCK reconoce que la conducta criminal se halla fuertemente influenciada por factores genéticos, como lo están, también, otras variables de la personalidad. Pero el proceso de socialización – y el defectuoso condicionamiento del individuo- desempeña un papel decisivo en la génesis de la conducta delictiva. La calidad de los condicionamientos, el propio grado de condicionabilidad del individuo y las técnicas de educación empleadas con el mismo explican que unos inhiban los comportamientos delictivos y otros no

 

*Plantea que precisamente los psicópatas y ciertos delincuentes, se caracterizan por el predominio de las dimensiones extraversión – emotividad (neuroticismo) extremas y en los que debido al predominio de la inhibición en el proceso de condicionamiento social es también más difícil.

 

El modelo de Perez Sanchez:

Parte de una revisión critica  la teoría de Eysenck. El hecho de que tanto a variable “P” psicoticismo, como la variable “E” extraversión, guarden una estrecha relación con la conducta antisocial según demuestran numerosas investigaciones sugiere la búsqueda de lo que puedan tener en común uno y otros rasgo de la personalidad.

PEREZ SANCHEZ llega a la conclusión de que la “necesidad de estimulación” es dato común que explica la relación de las variables E y P con la delincuencia: una acusada necesidad de estimulación sería elemento esencial en la génesis de la conducta antisocial.

Si buscarnos aspectos comunes en las variables que aparecen relacionadas con el delito, encontraríamos que los sujetos con alta extraversión y/o con alto psicoticismo serian unas personas impulsivas, arriesgadas y con una fuerte necesidad de estimulación necesaria para conseguir una ejecución óptima en su vida cotidiana. Pensamos que los citados fenómenos pudieron ser el centro, la parte fundamental que explicara la relación de las variables E y .P. con la delincuen­cia.

Según esto, las personas con gran necesidad de estimulación para conseguir un rendimiento óptimo debido a un bajo nivel de activación cortical,  probablemente serían las más propensas a las conductas antisociales que impliquen estimulación. Por ello —siempre a juicio de PEREZ SANCHEZ— se ha podido detectar en todo tipo de personalidades antisociales (tanto en psicópatas como en drogadictos o en individuos considerados normales) una significativa necesidad de estimulación (hambre de estímulos). Necesidad, por otra parte, más acusada en el varón, que en la mujer (en esta, las puntuaciones de las otras variables relacionadas con la necesidad de estimulación y la conducta  antisocial P y E, son también menores que las del varón, como sus índices de criminalidad.

 

El modelo socio – biológico de Jeffery.

JEFFERY parte de la hipótesis de que el comportamiento delictivo, como cualquier otro comportamiento, se aprende. De hecho, el autor asume un modelo conductista skinneriano que rechaza la introspección como método de examinar la conducta y llevar a cabo las oportunas inferencias. Pero el modelo de aprendizaje de JEFFERY tiene un importante componente biológico- genético: es un modelo bio social. A su juicio, el código biológico traza importantes diferencias entre unos individuos y otros en orden a la capacidad de aprender en un ambiente dado.

El modelo de aprendizaje de JEFFERY descansa en el principio del aprendizaje operante (desarrollado por skinner). La conducta operante es toda aquella conducta aprendida que opera sobre el medio externo, que lo cambia o afecta.

El condicionamiento operante es un proceso de ejercer control sobre la conducta de un organismo por medio de la aplicación de refuerzo, diferenciándose del condicionamiento respondiente llamado clásico.

Un refuerzo puede ser positivo como una variedad de estímulo gratificante y agradable y el deseo de repetir esa conducta. El refuerzo negativo se define como un estímulo desagradable, cuya supresión o retiro después de la conducta emitida, intensifica o aumenta dicha conducta.

El comportamiento criminal constituye una conducta “reforzada” (tanto por un refuerzo positivo como negativo, una respuesta operante, mantenida por sus consecuencias, de acuerdo con una compleja fórmula (código genético del individuo, experiencia personal del mismo, condiciones biológicas y ambientales, anticipación por aquél de las consecuencias futuras presumiblemente derivadas de sus actos, etc.).

 

Modelos Socio – Conductuales: Bandura.

Su teoría incorpora aspectos del aprendizaje cognitivo y conductual. El aprendizaje conductual presupone que el entorno de las personas causa que éstas se comporten de una manera determinada. El aprendizaje cognitivo presupone que los factores psicológicos son importantes influencias en las conductas de las personas. El aprendizaje social sugiere que una combinación de factores del entorno (sociales) y psicológicos influyen en la conducta.

La teoría del aprendizaje social señala tres requisitos para que las personas aprendan y modelen su comportamiento: retención (recordar lo que uno ha observado), reproducción (habilidad de reproducir la conducta) y motivación (una buena razón) para querer adoptar esa conducta.

Sostiene que las personas no nacen con repertorios pre fabricados de conducta agresiva, deben aprenderlos de una u otra manera. Las personas pueden adquirir estilos agresivos por observación o por experiencia directa. Los factores biológicos y los psicológicos pueden predisponer al individuo, pero la activación definitiva de las tendencias criminales, violentas, se debe al entorno social, ambiental

Written by Adonisbv

enero 14, 2012 at 1:48 pm

Publicado en Criminología !!

TENDENCIAS CONTEMPORANEAS EN CRIMINOLOGIA

leave a comment »

TENDENCIAS CONTEMPORANEAS EN CRIMINOLOGIA

1.   NUEVA CRIMINOLOGIA

Contemporáneamente vemos que en relación a la criminología se presentan dos tendencias: a) La primera de ellas se refiere a la necesidad de suprimir o reducir el sistema pena, vemos que se rechaza al sistema penal y cae dentro de esta tendencia la nueva criminología, la perspectiva abolicionista, la del derecho penal mínimo entre otras.

b) La otra tendencia se refiere a la necesidad de mantener y ampliar el sistema penal, se admite al derecho penal y vemos dentro de esta tendencia al nuevo realismo

1.1  CONCEPTO

Obs: vemos aquellas corrientes contemporáneas que buscan de una u otra manera disminuir o suprimir el derecho penal tal como existe en nuestros días.

Con el nombre de nueva criminología se conoce al  amplio movimiento de izquierda, casi siempre marxista, que se ha caracterizado por romper con la criminología tradicional o positivista. La nueva criminología se trata de un conjunto de iniciativas político culturales y obras científicas que desde los años 60 en Estados Unidos y luego en Inglaterra y en otros países de Europa oriental, ha desarrollado los lineamientos de la sociología del conflicto y de la reacción social o etiquetamiento hasta llegar luego de una crítica  a un enfoque materialista de la cuestión criminal.

1.2  ANTECEDENTES

Sus antecedentes mas lejanos lo encontramos en: Tomas Moro: con la delincuencia conectada con los social, en especial con la propiedad privada y la crítica al sistema penal, Godwin: con su estudio de la relación entre el delito y el orden social que le permite a algunos vivir en abundancia y a otros en una extrema miseria. Owen destaca la corrupción en el carácter del hombre debido a la influencia de un medio ambiente desfavorable. Los más importantes son los aportes de Bogner que intento realizar una explicación marxista de la criminalidad, para este el comportamiento antisocial era producto del determinismo, la delincuencia era producto de un pensamiento criminal que era generado por las tendencias del capitalismo que llevan a las personas a ser egoístas.

Los orígenes inmediatos de la nueva criminología tienen que ver con la crisis de la criminología tradicional, y en especial con el hecho de que se pone en duda el alcance de la ley.
Según: Rosa de Olmo, el nacimiento de la criminología critica en EEUU está relacionado a varias razones fundamentales:

–          El impacto de la guerra de Vietnam donde vemos que se pone en duda la autoridad del Estado y sus leyes.

–          El surgimiento de la contracultura de la droga que produce una reflexión sobre la noción que tiene el estado sobre la persona del delincuente y la manera en cómo se lo define y sanciona.

–          Los movimientos de protesta política y específicamente vemos la acción ilegal e injusta de la policía para reprimir estos movimientos.

–          Asesinato de personas destacadas como Malcom X y Kennedy, esto lleva a la creencia de que los delitos eran cometidos por las altas esferas de poder y por poderosas organizaciones ocultas. La justicia pierde credibilidad ya que los ciudadanos creen que la justicia solo se dirige a los chivos expiatorios, y resulta en que los poderosos no sean castigados.

–          Escándalo de Watergate, resulta en que la justicia penal pierda credibilidad
En la primera fase de la nueva criminología vemos los aportes de: a) Sutherland: realiza un aporte con su trabajo sobre la asociación diferencial y sobre el delito de cuello blanco así vemos como se va rompiendo el mito de que el delincuente era el pobre el que vive en la miseria, el enfermo, ahora vemos que la criminalidad también se refiere a los delitos cometidos por las personas jurídicas, por los poderosos, por las corporaciones. b) se centra la desviación en definiciones sociales, c) vemos en la teoría del etiquetamiento señala es trasfondo político de la conducta desviada, se entiende por conducta desviada aquella que es definida como tal por la sociedad, además vemos que el proceso de criminalización demuestra y reproduce la selectividad que hace el sistema penal.

1.3  PRINCIPIOS

a) La criminalidad no es una  realidad ontológica (estudio de las propiedades trascendentales de las cosas); de ciertos comportamientos e individuos, la criminalidad es  un estatus asignado a unas personas por aquellas que tiene en sus manos el proceso de criminalización. El poder político es el que define, rotula y ejecuta la delincuencia.

b) El análisis de la desviación y de la criminalidad debe estar insertado en el estudio de la estructura general de la sociedad y de sus contradicciones políticas, económicas, culturales etc. La criminalidad no se da ni se explica aisladamente.

c) El derecho penal no protege por igual a todos los bienes y no es igual para todos los ciudadanos, la criminalidad es un status producto de la selectividad y el derecho penal no ofrece una alternativa al conflicto social sino más bien tiende a encubrir el conflicto social.

d) El compromiso principal de la nueva criminología es la abolir de las desigualdades sociales, el problema del crimen se puede solucionar si se elimina la explotación económica y la opresión política de las clases sociales.

e) Se busca aliviar en todo sentido la presión que ejerce el sistema penal sobre las clases subalternas y busca abrir mayores espacios para aceptación de la desviación. Para aliviar la presión del sistema penal se impone una reducción máxima de este sistema

f) Busca que la criminología no preste atención solo a la criminalidad de los pobres, al carácter patológico de la conducta desviada por razones biológicas, psicológicas, sociológicas. Y quiere suprimir la separación que se hace entre la el estudio de la criminalidad y el funcionamiento del estado, y la ideología de la clase dominante.

g) La criminología, en vez de ocuparse de las causas del delito, debe concentrarse en el examen del proceso de criminalización, estudiando el porqué y como ciertas personas son consideradas como delincuentes

h) Su actual y máxima aspiración es la situación, parcial o total, del sistema penal por medidas que, más adecuadas humanamente, que consulten los intereses del los grupos sociales mayoritarios y al mismo tiempo respeten el derecho de la diversidad.

1.4  VERTIENTES

1.4.1        PARAGIMA MARXISTA

Aunque Marx nunca se ocupo específicamente de la delincuencia, su referencia al crimen y a la pena ha servido para la elaboración del paradigma marxista  a partir del análisis de algunos de los escritos de Marx, como el capital, la ideología alemana, la sagrada familia, los debates sobre la ley contra el hurto de leña y  otros.

Principios:
a) el uso de la violencia estatal y por ende la del derecho penal, cumple la función de garantiza el control de la fuerza de trabajo. El delito es funcional al sistema capitalista de producción
b) la existencia del derecho debe estar subordinada al cambio de la estructura económica
c) la criminalidad no puede ser objeto de una ciencia singular, porque es expresión de la condición humana bajo el dominio del capital
d) el modo de producción capitalista genera valores egoístas y no altruistas y comunitarios. Por ellos se busca el enriquecimiento a toda costa, aun a costa de la vida, salud y los bienes de los demás.
e) el sistema capitalista produce una alienación rompe con la naturaleza del hombre donde su fuerza de trabajo es vendida como una mercancía y no tiene una utilidad para el mismo hombre

1.4.2        ECONOMIA POLÍTICA DEL CRIMEN

Chambliss se baso en la tesis marxista. La delincuencia emana del conflicto que se origina dentro del capitalismo entre quienes poseen los medios de producción y quienes solo tiene su fuerza de trabajo. La lucha entre las dos clases (poseedores y desposeídos) se vuelve general en la sociedad.  Con respecto al contenido y el funcionamiento del derecho penal; sostiene que los actos calificados como crímenes son conforme al interés de la clases dirigente, así también la clase dirigente puede violar la ley pero la clase dirigida está sujeta a la sanción, el derecho penal tiene la función de someter por violencia al proletariado a los intereses de la burguesía. Con relación a la conducta criminal sostiene que la conducta humana sea o no criminal depende de la posición que la persona ocupa dentro de la estructura de la sociedad, el crimen va a varias de una sociedad a otra dependiendo de la estructura económica y política de la sociedad, y por ultimo en la sociedades socialista el índice de crimen en más bajo porque es menos intensa la lucha entre las clases sociales.

1.4.3        CRIMINOLOGIA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Dirige a la criminología hacia un nuevo objeto, compatible con la lucha contra el sistema político dominante, que concretan en los derechos humanos. Se propone estudiar la vulneración o puesta en peligro de ciertos derechos o garantías, que constituirán materia de la criminología: a) garantías de las condiciones fundamentales de bienestar, entre ellas alimento, techo, vestimenta, trabajo estimulante y posibilidades de recreación

b) protección de la colectividad contra los individuos rapaces y codiciosos así como también contra las elites sociales imperialistas

c) derecho a la vida e igualdad sexual, racial y económica

d) posibilidad de política social referida a la regulación de relaciones sociales o sistemas sociales con el fin de evitar el imperialismo, la discriminación racial, la miseria.

La alternativa humanista busca que los derechos humanos sirvan para formular comportamientos criminales de manera diferente a como formula este tipo de comportamiento el derecho penal. Corresponde al pueblo re-apropiarse del poder de criminalizar, se mira al crimen no desde la moral de aquellos que detentan el poder sino desde la moral del pueblo.

1.4.4        CRIMINOLOGIA DEL MOVIMIENTO OBRERO

Varios criminólogos utilizan esta terminología para aludir a una vertiente desligada de las restricciones de la criminología “oficial”, para referirse a una vertiente lanzada hacia una comprensión total, filosófica, histórica, económica y política  de los problemas sociales que culminan en una criminología colocada a lado de la clase operaria.
Busca crear una ciencia criminológica integrada, donde lo  jurídico sea un aspecto técnico y subordinado y donde el proceso de la criminalización debe dirigirse a  la protección de los intereses mayoritarios. El movimiento obrero busca superar la visión utilitarista del derecho penal  y de la delincuencia. Busca sobre todo la lucha contra las causas de toda criminalidad y eso se puede concretar cuando se superan las condiciones sociales y económicas que impone el capitalismo.

1.4.5        CRIMINOLOGIA CRITICA

Tiene por objeto el análisis de los procesos de criminalización, mirados dentro del amplio control social (formal o informal), y opta por la búsqueda de medidas alternativas (política criminal alternativa) teniendo en cuenta los aportes que han hecho otras criminologías que le preceden.

1.4.6        CRIMINOLOGIA RADICAL

Se identifica con la finalidad del movimiento de la nueva criminología, es decir que la criminología radica anhela la suspensión del sistema penal.  A diferencia de la criminología crítica no acude a medidas alternativas previas a la desaparición del sistema político económico. Para comprender el crimen es necesario, ante todo reconocer que el fenómeno decisivo no es el delito sino el desarrollo histórico y la forma cómo actúa la sociedad capitalista: únicamente con el derrumbe de la sociedad capitalista y la creación de una nueva sociedad basada en principios sociales habrá una solución para el problema del crimen.

1.4.7        SOCIOLOGIA DEL CONTROL PENA

Es el nombre que se ha propuesto, para el estudio de las explicaciones sociológicas que tiene como fin entender, a partir de las realidades socioculturales y políticas económicas, todo aquello que el Derecho Penal siempre ha presentado  como inmueble (el delito, la pena, la culpabilidad y la criminalidad). Es necesario remontarse al conocimiento sociológico del derecho y de su aparato explicativo. Se busca robustecer el estado de derecho, juridizar al máximo la intervención punitiva y reconstruir la legalidad penal con base en los intereses reales de quienes necesiten protección penal.

1.4.8        CRIMINOLOGIA DE LIBERACION

Con este nombre se hace referencia a aquel pensamiento que pretende utilizar a la criminología como un instrumento político que se orienta a la emancipación de los pueblos para que posteriormente se cree una sociedad libre de diferencias entre los hombres. La liberación es el objetivo final de la criminología. La criminología comprendería: a) un estudio crítico del derecho penal en sus tres momentos; la aplicación, interpretación y la producción b) vemos un apoyo permanente de la sociología y de la ciencia política c) vemos un análisis crítico de la dogmatica penal, del sistema penologico, de tratamiento y de las alternativas al sistema penologico d) vemos también el estudio de los valores y los estereotipos, de los portadores del control, sus agentes, destinatarios.

1.4.9        CRIMINOLOGIA DE LAS CONTRADICCIONES

Fue diseñada para América Latina, sus propuestas: a) la criminología latinoamericana debe partir de un análisis dialectico que busque comprender como las contradicciones inherentes a la economía política están vinculadas con la frecuencia y la distribución de la criminalidad en periodos históricos determinados.

b)      La criminología debe demostrar el conjunto de relaciones que no pueden resolverse dentro del orden social existente en nuestros países

c)      La criminología debe establecer un paradigma para considerar al delito como un proceso que comprende en conjunto de contradicciones e intentos de resolución, lo que no implica la negación de un orden social en abstracto

d)     Se interesa por buscar y lograr un nuevo orden social para todos, antes de elaborar una política criminal alternativa.

1.   NUEVO REALISMO

            2.1 CONCEPTO

El nuevo realismo es una corriente contemporánea que nace de las entrañas de la criminología crítica y la criminología radical, busca analizar la criminalidad partiendo de un estudio de todos los aspectos de la criminalidad con una perspectiva socialista. Vemos una observación total tanto de la víctima, como del agresor, de la reacción y del comportamiento delictivo.

            2.2 ORIGEN

El Nuevo Realismo nace como respuesta a varias situaciones:

a) al realismo de derecha que en la década de los 80 protagonizo una fuerte represión contra las clases obreras y las minorías étnicas, de ahí que al nuevo realismo también se lo conoce como realismo de izquierda.

b) al idealismo de la criminología critica ya que al interpretar la criminalidad la explica a partir de de los problemas de clase y la criminología tradicional por que pretende explicar a la criminalidad como un problema de patología social

c) al idealismo de la criminología critica que se contenta con plantear la necesidad de un cambio de sistema para acabar con los conflictos, y que considera que el delito tiene un origen politizo además de considerar que el aumento de la delincuencia es solo el resultado de la actividad selectiva del sistema penal, de ahí su realismo.

d) al análisis particularizado que hace la criminología que se ocupa de la víctima del autor de la reacción social o de la conducta desviada, dando una importancia mínima a los demás aspectos. Por esto el nuevo realismo propone un análisis total del fenómeno criminal donde se atiende simultáneamente al agresor, la víctima, la reacción social y al comportamiento delictivo.

            2.3 PRINCIPIOS

Sobre las causas del delito

Vemos que el delito se conduce de acuerdo al malestar social, al descontento, a la inconformidad, a las subculturas y al abatimiento: para estos la criminalidad es más un problema dentro de las clases sociales que entre diferentes clases sociales, el crimen es un fenómeno que expresa los conflictos que se dan dentro del ámbito de una clase social, en su interior. Las causas del delito se deben estudiar para así poder denunciar la injusticia estructural que expresa el delito. La condición económica en la que vive la mayoría de la población en las sociedades capitalista no es la única causa del delito ya que las estadísticas demuestran que el delito también se presenta en los niveles más altos de la sociedad, pero aun cuando el número de infracciones cometidas por los pobres refleja la mala situación económica de estos, no se puede hacer una correlación entre el grado de pobreza con el porcentaje de delitos. Al bajo nivel económico también hay que sumarle otros valores como el individualismo, la competitividad, el machismo y el deseo de bienes materiales.

Sobre el delito

Para el nuevo realismo el crimen es una realidad que debe ser tomada en serio, el delito es un problema real padecido especialmente por los sectores desprotegidos que resultan siendo las principales víctimas. Debido a que el delito es más un problemas que se presenta dentro de las clases sociales vemos que los desvalidos se enfrentan entre si y se olvidan del verdadero enemigo o problema que es la injusticia que provoca el capitalismo. El delito produce efectos políticos desfavorables por una parte genera miedo en los desprotegidos y por la otra contribuye a la desintegración de la clase obrera así disminuyendo su capacidad de lucha. La gente concibe al delito como un problema real y esta de acuerdo con la mayor parte de los comportamiento que de describen o se tipifican como punibles para la ley penal es por eso que es sumamente importante realizar una investigación de los problemas tal como los vive la gente.

Sobre la victima

El nuevo realismo hace un énfasis en la necesidad de volver a la victimologia que has sido abandonada por la criminología crítica. Resalta a la víctima y de acuerdo a sus investigaciones llega a las siguientes conclusiones: que los sectores sociales desprotegidos con los que con mayor frecuencia padecen y soportan el delito y estos sectores sufren la criminalidad con mayor impacto. Que el temor a ser víctima de un delito golpea y desorganiza a la clase trabajadora de cualquier sector social y que este temor o la amenaza del delito los lleva a solicitar que aumente el cuerpo policial.

Sobre la política criminal

Propone la reducción del sistema penal para solucionar algunos problemas. La prevención del delito se basa en la disuasión, la política criminal básicamente consiste en permitir a la comunidad resolver sus problemas antes de recurrir a la policía. Se busca organizar a la comunidad en grupos de cooperación integrado por la policía, patrullas juveniles, vemos un aumento de la vigilancia nocturna y diurna. También contribuyen a la prevención del delito las contribuciones voluntarias del público, un mayor respeto a la libertad, mayor acceso de los ciudadanos a la policía etc.

Sobre la pena

Debido a que el delito es mas in fenómeno que se da dentro de las clases sociales entonces vemos que exterioriza los problemas dentro de estos grupos, la pena entonces debe buscar la recuperación del sentido de recriminación moral ya que el crimen demuestra la falta de solidaridad entre los miembros de las clases débiles. El lugar de marginar y excluir a los criminales llevándolos a las cárceles se deben buscar alternativas como el arresto de fin de semana, se debe apuntar a reintegrar a los delincuentes a la sociedad que estos sirvan a la sociedad que reparen el daño causado. Las cárceles y penas extremas de deben mantener para aquellos delincuentes que representan un peligro para la sociedad pero aun así estos deben vivir lo mas normalmente posible dentro de estas instituciones. La función de la pena es de moralizar, el autor del crimen se debe arrepentir y avergonzar de haber agredido a un miembro de su propia clase social y así esto ayudara a que se organice la clase obrera.

Written by Adonisbv

enero 14, 2012 at 12:22 pm

Publicado en Criminología !!

Tagged with

Política criminologica

leave a comment »

POLÍTICA CRIMINAL

1.      POLITICA CRIMINAL: CONCEPTO

La política criminal se refiere al conjunto de medidas de hecho y derecho de las que se vale el estado para enfrentar la criminalidad, para controlar, reprimir y prevenir el delito. Para luchar contra el delito es necesario conocer sus causas para así evitar las consecuencias por ende una política criminal que prescinda de la criminología no es concebible. La política criminal busca y pone en práctica los medios y las formas más adecuadas para hacer eficaces los fines del Derecho Penal. También se puede definir a la política criminal como la ciencia que se ocupa de la política de reforma del derecho penal, de la ejecución y la lucha contra el crimen por medio del derecho penal.

Política criminal son los instrumentos utilizados por el Estado para contrarrestar la criminalidad y la criminalización, especialmente su prevención, represión y control.

Política criminal es la denominación más usada, pero también se suele hablar de profilaxis criminal, reacción social, control social, política criminológica, etc.

Profilaxis: su alcance se reduce a gabinete, clínica, hospital, dado su origen vinculado a los inicios de la criminología y a la apreciación del delincuente como sinónimo de enfermo o anómalo.

Reacción social: son las respuestas que el Estado o la sociedad da a los comportamientos criminales o divergentes; cuando hablamos de las respuestas de las instituciones, hablamos de una reacción social institucional y cuando hablamos de una respuesta del grupo a la conducta desviada se habla de reacción social pura o simple. El Estado (reacción social institucional) responde de manera directa por ejemplo cuando rechaza una acción fijando penas, y la reacción social simple se da de manera indirecta cuando por ejemplo el grupo social rechaza determinados comportamientos.

Control social: es el aparato estatal (formal o informal) que se opone a la criminalidad. En control, a diferencia de la prevención, no se hace casi a  las raíces del problema, sino que se obra frente a un evento concreto. El control social no es producto de una política incrustada dentro de la política general del Estado.

Política criminológica: son las estrategias estatales tendientes a obstaculizar el delito, mientras que la política criminal comprende las tácticas y planeaciones desplegadas por los desviados en sus actividades delictivas.

2.      CONTENIDO DEL CONCEPTO DE POLITICA CRIMINAL

Política criminal es el conjunto de medidas de hecho y derecho de las que se vale el Estado para enfrentar la criminalidad y la criminalización, así sus elementos son:

1) La práctica de la política criminal compete fundamentalmente al legislador, ya que debe plasmar en textos legales las soluciones recomendadas

2) La esencia de la política criminal es tarea de los investigadores que se ocupan de la desviación: ejemplo: los penalistas, penólogos, criminalistas y criminólogos. Éstos trabajan en la realidad, concluyen y hacen recomendaciones al poder para que este las posibilite legalmente.

3) Vemos una verdadera política criminal cuando la legislación coincide con las recomendaciones que hacen los investigadores, si las modificaciones legislativas no están presididas  por investigaciones entonces la política criminal es irreal.

4) La política criminal está dirigida tanto a la criminalidad entendida como el total de hechos dañosos (infracciones, comportamiento divergente) y de infractores en un tiempo y espacio determinado, como a la criminalización o el proceso de criminalización que está conformado por los poderes que definen el comportamiento delictivo (legislativo), en quienes asignan a la persona del delincuente (jueces) y en quienes ejecutan la ley.

5) La política criminal busca prevenir y reprimir la criminalidad y la criminalización: por prevenir entendemos que se refiere a evitar el nacimiento, detener el progreso o el desarrollo del delito  por medio de una política incluida dentro de la planificación del Estado. Reprimir  se refiere a contener, rechazar, parar, frenar, moderar, sujetar, calmar, dominar, en una palabra, limitar la libertad.

6) El derecho penal previene la criminalidad (amenaza con la imposición de penas) y reprime a través del procedimiento (captura, indagatoria, resolución acusatoria, sentencia y sujeción a pena)

7) La penología previene cuando por medio del tratamiento penitenciario requerido y aceptado por el reo busca evitar la reincidencia o recaída en el delito (prevención a posteriori) y reprime en todos aquellos casos en que somete a tratamiento no necesario o no aceptado por el condenado.

8) La criminalística reprime con la persecución, con la búsqueda de huellas materiales y morales del hecho punible; y previene cuando, una vez establecidos los modos de comisión de delitos, hace recomendaciones para evitar que se cometa el delito.

9) La criminología  previene cuando, después de descubrir las causas del delito, busca eliminarlas, además previene cuando por ejemplo recomienda descriminalizar comportamientos, usar alternativamente el derecho y disminuir la violencia estatal reflejada en el sistema penal, y reprime en todos aquellos casos en que propone mantener el derecho penal como está, extenderlo, y si aconseja mayor criminalización.

Una correcta política criminal implica trabajo fusionado de penalista, criminólogo, criminalista y penólogo, con el objeto de que converjan en las finalidades buscadas.

3.      TENDENCIAS POLITICO-CRIMINALES

Podemos decir que cada enfoque que explica el origen de la criminalidad y de la criminalización posee su propia política criminal. Las 5 corrientes son:

3.1 DEFENSA SOCIAL

Presenta las soluciones propuestas por los enfoques biológicos, psicológicos, antropológicos y sociológicos. Se presenta como un movimiento de política criminal humanista que procura proteger a la sociedad de los criminales y a los miembros de la sociedad de caer en el riesgo de la delincuencia. Sus principios fundamentales son:

§  la reacción social contra la criminalidad; se cumple con 3 disciplinas: la criminología, que estudia el fenómeno del delito; el derecho penal, que interpreta y aplica las normas positivas; y la política criminal, que toma como punto de partida la personalidad del autor.

§  Es humanista: porque sobre la base del respeto del respeto a la dignidad humana, se interesa ante todo por el conocimiento del delincuente: se esfuerza en recuperarlo, le asiste socialmente una vez reeducado, y porque siempre acude a la individualización tanto a nivel judicial como penitenciario.

§  Es una nueva defensa social, que se funda en la solidaridad tanto de las personas que viven en la sociedad como el Estado que  tiene la obligación de prestar asistencia a aquel que pos sus inclinaciones naturales o por los malos ejemplos recibidos, cae en la criminalidad.

§  Busca robustecer y perfecciona el derecho, por lo que respeta al máximo sus principios sustanciales y procedimentales, es especial los de legalidad y libertad.

§  Personalidad peligrosa, el tratamiento y la re-socialización son sus principales elementos de trabajo, tiene por objeto al hombre que ha delinquido o que puede llegar a hacerlo, analiza su personalidad, lo trata mediante estudio individual y aspira a obtener su reeducación. Las finalidades de las medidas de defensa social son: la prevención, protección e reintegración social.

* El enfoque biológico: busca rehabilitar al criminal modificando sus tendencias o predisposiciones-

* El enfoque psicológico: busca la recuperación mental del criminal, se utiliza entonces  una terapia inclinada a lograr la normalización del paciente.

* El enfoque antropológico-cultural: busca prevenir con el proceso de identificación: el hombre o el grupo inferior debe identificarse con las pautas generales, debe hacer suyos los valores dominante debe acomodarse, adaptarse y asimilar las pautas mayoritarias de la sociedad, se busca que compartan la cultura dominante.

* El enfoque sociológico: busca prevenir mediante la modificación de los “factores” que pueden conducir a la desviación, por ejemplo: mejorando la educación, disminuyendo las presiones clasistas, etc.

3.2 PESIMISMO POLITICO CRIMINAL (es propio de la Criminología Radical)

Se refiere a aquellos planteamientos que, siendo eminentemente políticos, le niegan toda finalidad político-criminal a la criminología. Ven a la criminalidad como un fenómeno desarrollado dentro del sistema, y la única manera de contrarrestar la criminalidad es por medio de una lucha por erradicar el capitalismo e implantar el socialismo. Para esta criminología, no hay posibilidad alguna de política criminal: solo el cambio del sistema.  Ve al capitalismo como el eje de todo mal y que los delitos son productos de la diferencia económica en la población.

3.3 POLITICA CRIMINAL ALTERNATIVA (propio de la Criminología Critica)

Se concreta en el cambio del sistema económico-político. La política criminal alternativa propone mecanismos alternativos con relación al desmoronamiento del derecho penal. Cree que el cambio central se obtiene gradualmente, por ende propone ciertos instrumentos  que van reduciendo el alcance del sistema punitivo hasta lograr su desaparición y la del Estado. La política criminal alternativa se edifica así:

a)   La primera fase construir una teoría materialista (económico-política) de la desviación, los comportamientos socialmente negativos y el proceso de la criminalización, orientada a una política de las clases subalternas. Desde este punto de vista, la finalidad de la criminología se encuentra a favor de los desprotegidos.

b)   La segunda fase apunta a la realizar la política criminal que se entiende como una “alternativa” al sistema imperante y como una “superación” del derecho penal. Esta etapa se compone de 4 indicaciones estratégicas:

1) Se busca analizar la desviación y la criminalidad dentro de la estructura general de la sociedad, buscando una política criminal que resulte en la  transformación social e institucional. Nos se busca que la política criminal sea simplemente la reacción del estado ante la criminalidad ya que se ve al derecho penal como el mecanismo más inadecuado de una política criminal.

2) Debido a que el derecho penal es injusto la política criminal alternativa busca reforzar la tutela penal de aquellos intereses esenciales a la sociedad como lo son la salud, el trabajo y la ecología. Busca además dirigir los mecanismos de criminalización hacia la macro-delincuencia hacia los crímenes de los poderosos. Además busca la despenalización y contraer al máximo el sistema penal para así disminuir la presión que este ejerce sobre las clases subordinadas. Además busca reformar radicalmente el proceso penal, la organización judicial y la política con el fin de democratizar el aparato estatal y contrarrestar los factores de la criminalización selectiva.

3) Busca abolir las cárceles pero previamente utilizar instrumentos alternativos como la ampliación de la libertad condicional, la suspensión condicional, la aplicación de penas de semi- libertad, extender el régimen de permiso.

c)   La tercera fase, producto de la transición que representa la fase  anterior, implica pasar del capitalismo al socialismo y la  superación del derecho penal; esto significa que:

1) como una mejor sociedad se traduce en la  libertad e igualdad, el control de la desviación no será autoritario sino social.

2) el concepto de desviación pierde de a poco su carácter estigmatizante y obtiene funciones y significados diferentes; la desviación ya no será necesaria y exclusivamente negativa.  La política criminal alternativa ve a la desviación en el sentido de diversidad y es tolerada. Si todos los hombres son iguales, existe la posibilidad de ser y comportarse diversamente, y, asimismo, todos deben respetar la divergencia de los demás.

d)   En cuanto a su finalidad (busca eliminar el sistema penal capitalista) la “criminología critica” utiliza  los siguientes medios alternativos a la simple represión y prevención de la criminalidad:

1) Descriminalizar: se refiere quitar o disminuir el carácter punible de un comportamiento, es decir, extraer del catalogo punitivo conductas reprimidas para hacerlas licitas y permisibles. Los investigadores recomiendas descriminalizar varias conductas por ejemplo: las que se confunden con la moral, las que se refieren solamente al comportamiento de los grupos sociales mas débiles, las que por ser tan frecuentes no pueden ser controladas por el derecho, las conductas que se producen solo en razón de desajuste social o síquico. La descriminalización ofrece ventajas como: disminuye el costo del delito en lo que se refiere a la investigación, aplicación y ejecución; acomoda a la legislación penal a las realidades, evita la estigmatización de muchas personas; como en el fondo la ley crea la delincuencia, la descriminalización hace disminuir el fenómeno criminal.

2) Despenalizar: se refiere a suprimir, modificar o disminuir cualitativa o cuantitativamente la sanción, especialmente la privativa de libertad. También ofrece ventajas por que disminuye el costo del delito, evita las consecuencias nocivas de la prisión, previene el estigma carcelario.

3) Nuevo proceso de criminalización: vemos que el derecho penal afecta a los desprotegidos y con la descriminalización y la despenalización lo que se busca es disminuir la violencia y la opresión que los poderosos ejercen contra los desprotegidos por medio del derecho. El nuevo proceso de criminalización busca criminalizar y penalizar severamente los comportamientos del grupo privilegiado que hostigan fundamentalmente a los grupos proletarios. Busca colocar en plano de igualdad a los destinatarios de la ley penal para y de esta manera en el futuro se podrá prescindir de normas punitivas.

4) Des-prisionalización o Desencarcelación: busca evitar que  la cárcel sea el medio que resuelva problemas sociales y busca también sustraer a las personas del encerramiento, por ejemplo, aumentando las causales de libertad provisional. Esencialmente, se busca que al imputado no se le prive de la libertad. Se busca evitar el estigma de la prisión y reintegrar el delincuente a la sociedad usando otras medidas como la libertad bajo palabra, la libertad vigilada, la condena condicional, arrestos de fin de semana etc.

5) Desjudicializar, desprocesalizar y des institucionalizar: implica que se deben ser crear otros modos para buscar la solución de los conflictos, que no sea por medio judicial, por los procedimientos establecidos por la ley o por medio del Estado. Se busca solucionar los conflictos en grupos comunales o vecinales, con un dialogo formal.

6) Uso alternativo de derecho: se refiere a las personas encargadas de aplicar la ley penal, es decir el juez. Este debe interpretar la ley usando parámetros que no sean necesariamente los tradicionales, debe ser consciente de que el derecho nunca es imparcial, de que el derecho está en crisis, que es clasista. Se busca que el juez supere las formas conservadoras de interpretar la ley y que se coloque frente a la realidad y que realice una labor que pueda favorecer a la clase desprotegida.

3.4 PERSECTIVA ABOLICIONISTA

Para el abolicionismo el objeto de la criminología no es el delito sino que su objeto es la situación problema, el disturbio, el conflicto, el acto lamentable etc. Esta política criminal tiene como finalidad ayudar a los ciudadanos a resolver sus conflictos, a enfrentarlos o en concientizarlos de la existencia de los mismos para que puedan convivir con ellos. Esta perspectiva parte del reconocimiento de la existencia de disturbios y por ende esto disturbios permanecerán mientras que exista la sociedad. El abolicionismo además, no busca eliminar en su integridad los problemas constituidos y generados por el sistema penal, ni pretende remediar los males de nuestra condición social, como tampoco  busca resolver todas las situaciones problemáticas. El papel del “criminólogo abolicionista” se centraría en la colaboración o ayuda frente a los problemas o disturbios.

3.5 DERECHO PENAL MINIMO

El Derecho penal mínimo parte del supuesto que el derecho penal es violento, selectivo, inadecuado para afrontar los problemas sociales, que a la vez produce más problemas de los que pretende resolver, debido a estas características se aconsejaría, con la línea abolicionista, la desaparición del derecho penal. Sin embargo debido a que el derecho es garantía ciudadana, debe mantenerse. Pero la vigencia del derecho penal dependerá de que sean efectivos dos exigencias o requisitos:

1. reduce del catalogo de las descripciones típicas de delito, solamente a las descripciones exclusivamente necesarias.

2. amplíen las garantías y derechos de los ciudadanos dentro del proceso penal, es decir, que tales derechos y garantías deben ser plenamente observados dentro del proceso

Así la política criminal del derecho penal mínimo pretende la menor intervención penal posible, es decir llevar el derecho penal a si mínima expresión, además busca evitar la venganza privada, hacer efectivos los derechos del imputado dentro del proceso y aumentar la libertar debido a que se reduce en cuantitativamente las conductas prohibidas.

4.   POLITICA CRIMINAL EN LATINOAMERICA

En Latinoamérica el panorama no es alentador. Las investigaciones y estadísticas son un importante instrumento, ya que ayudan a aclarar el trasfondo de la criminalidad, y por ello, cooperan en la formulación de la Política Criminal. No solo, no se respetan las pocas investigaciones empíricas realizadas, sino que en la mayoría de los casos, esas investigaciones sobre la realidad no existen y se legisla sobre creencias o suposiciones generalmente pre juiciosas o por impulsos emocionales temporales; el resultado es el divorcio crónico entre el país de las leyes y el país real. No es posible hacer criminología ni ciencia jurídico-penal sin una política criminal.

Queda claro que la política criminal es una actividad del Estado y no de los particulares o determinadas oficinas del gobierno; todo pasa por el Poder Legislativo. Los investigadores de la realidad (criminólogos, penólogos, criminalistas) proveen de posibles soluciones al Estado y sus poderes, pero no por eso hacen política criminal; hacen criminología, penología, etc., pero es el Estado que como parte de su política de gobierno, debería hacer política criminal. Muchas veces esto es imposible ya que la delincuencia se encuentra en el propio grupo gobernante.

5.   POLITICA CRIMINAL EN PARAGUAY

No existe una política criminal en Paraguay.

Prevención: es la política que se adopta para evitar que los crímenes se cometan, se refiere a la finalidad de las penas. Esto se puede hacer mejorando las condiciones de vida, salud, educación, trabajo.  El Art. 20 de la constitución nacional dice:”las penas privativas de libertad tendrán por objeto la readaptación de los condenados y la protección de la sociedad.” La Constitución apunta a una concepción moderna de pena, cuyo objetivo es la resocializacion del delincuente.

Prevención primaria: evitar por la ley que el individuo delinca. La ley como medio de prevención, afecta solo al 0,5% de la población: existe en el país un tasa de 94,4% de analfabetismo (2005), y es más alto en hombres que mujeres. En la cárcel de Tacumbú, los reclusos sufren de hacinamiento y malos tratos, mientras que el Poder Judicial sigue lento en sus funciones, preocupándose en que beneficios económicos u políticos propios puede obtener, y no defendiendo los intereses nacionales. El resultado ha sido una fuerte desigualdad en la distribución del ingreso. Esto significa que la brecha entre los ingresos percibidos por las familias de menores recursos y las mas ricas se fue ampliando a través de los años, esto ha producido un gran auge en la delincuencia, por los bajos niveles de educación, la falta de oportunidades de empleo, que han que las personas se vean incapaces de contar con los medios apropiados para satisfacer sus necesidades mas inmediatas. Bandas organizadas se han especializado en asaltar bancos, casas de cambios y hasta transportes blindados de caudales. También la delincuencia juvenil ha tomado proporciones alarmantes. Jóvenes de 12 o mas años asaltan y matan sin pestañear. Los “caballos locos” asaltan a pasajeros de colectivos en pleno centro de la ciudad, con numerosas victimas fatales.

Prevención secundaria: evitar que el que está preso vuelva a delinquir; para esto no hay infraestructura (reformatorios). A contrario, en Paraguay el sistema penitenciario se ha vuelto una “escuela de la delincuencia”, los establecimientos son irónicamente los lugares donde mas se promueve la delincuencia, se aprende a fabricar armas, contrabandear celulares, bebidas alcohólicas y drogas, excavar túneles, y lo mas importante, recibir lecciones para perfeccionarse en la “profesión”. En estos lugares no hay ninguna perspectiva ni esperanza de readaptación social. Si, hay un sufrimiento, a veces hasta sádico, que conduce a un mayor odio y una posterior actitud de cruel violencia. Es urgente el saneamiento y la reforma del sistema penitenciario.

Prevención terciaria: dirigida a la readaptación de los que estuvieron presos pero ya estan libres. En el Paraguay no hay psicólogos y trabajadores sociales para ayudar a adaptar y reinsertar en la sociedad a los condenados que se hallan en libertad condicional, ni programas de reforma y rehabilitación dirigidos tanto a jóvenes como a adultos.

Avances en materia de política criminal, en el nuevo Código Penal y Procesal Penal son: se estudia la persona del delincuente y las causas del delito, sustitución de penas carcelarias por medidas alternativas, medición de las penas, ampliación del catalogo de delitos peculiares de nuestra realidad (como el abigeato o robo de ganado y la ocupación de tierras), ampliación de motivos de extinción penal, etc.

NOTAS DE CLASE: en el Paraguay vemos en el sistema penal una política garantista, ahora la vistica ya tiene intervención en el proceso, vemos avances en lo referente a la víctima y al garantismo penal donde se garantiza la protección de cada ser humano. Hoy en día ya no se admite, no tiene validez la interrogación policial cuando anteriormente el parte policial encabezaba el proceso penal, la policía tenía mucha injerencia hoy en día ya no la tiene. Vemos grandes avances en el código penal y en el código procesal penal, el sistema paso de ser inquisitorio a ser acusatorio, además vemos la introducción de la criminología en nuestros códigos  hoy en día se le da mayor importancia a la investigación.

Written by Adonisbv

enero 13, 2012 at 9:09 pm

Publicado en Criminología !!